Continúa el drama para el ex de Ferrari| EFE

El estado de Michael Schumacher da un nuevo giro radical

stop

La situación del piloto alemán es cada vez peor

06 de diciembre de 2017 (17:00 CET)

Cada vez que surge una nueva notica sobre el estado de salud de Michael Schumacher el mundo del motor se para. El alemán lleva ya casi cuatro años en una cama en un estado muy grave debido al accidente que sufrió mientras esquiaba a finales de 2013.

Durante todos estos años la familia ha decidido mantener el estado de salud de Michael en secreto. No querían que la prensa amarilla o sensacionalista se aprovechara de ello y por eso, entre otras cosas, decidieron que el mejor lugar para que Schumacher se recuperara fuera su casa, no un hospital.

El problema es que la mejora del piloto en estos años ha sido casi nula. Su estado físico es muy pobre, ha perdido muchos kilos y las posibilidades de que vuelva a tener una vida normal cada vez son más difíciles.

Un jarro de agua fría

Sin embargo, hace unas semanas un amigo de la familia hizo unas declaraciones en una revista alamana en las que dijo que la familia del campeón de Fórmula 1 se mostraba más optimista tras unos leves pero importantes síntomas de mejoría.

Según sus palabras, la familia era la única que podía identificar estas señales. Una pequeña mejoría que, eso sí, en el momento en el que saltó la noticia, los familiares y amigos cercanos del ‘Káiser’ no dudaron en poner en cuarentena.

La mejoría fue tan leve que se apresuraron a recordar que el estado de Michael es aún muy crítico, pero que hay nuevas esperanzas. Unas esperanzas que, Jean Todt ha diluido con sus palabras en la apertura del Salón de la Fama de la Fórmula 1.

El actual presidente de la FIA recordó a los presentes en la inauguración que “echamos de menos a Michael. Está ahí, sigue luchando”, una declaración que tira por tierra cualquier optimismo y que devuelve de nuevo a la realidad a todos aquellos que creyeron que Schumacher mejoraba.

No hay previsión de mejora

El caso es que con las palabras del que fue su jefe durante muchos años se confirma que ‘Schumi’ sigue, día a día, luchando entre la vida y la muerte. Los días van pasando y su estado es cada vez peor.

Por mucho que su mujer, Corinna, haya decidido gastarse una fortuna en acomodar su casa para los carísimos cuidados que necesita su marido, teniendo en cuenta al personal médico que esto implica, todo apunta a que a pocos días del aniversario del fatídico accidente (29 de diciembre), el ex piloto de Ferrari sigue estando muy grave y sin síntomas de recuperación.