El currículum de Valentino Rossi: de las juergas en Ibiza a las bofetadas que no vieron la luz

stop

El piloto italiano ha maltratado sistemáticamente a sus grandes rivales

Marc Márquez tienta a un nuevo aliado para ir a por Valentino Rossi

12 de marzo de 2016 (11:34 CET)

Valentino Rossi es el piloto más mediático de la Fórmula 1. El heptacampeón del mundo de la máxima cilindrada tiene un currículum repleto de hazañas, pero también de capítulos negros por culpa de sus excesos, de su carácter extrovertido y polémico. Rossi lo ha ganado todo y se ha enfrentado a sus grandes rivales con discusiones muy tensas y, en alguna ocasión, llegando incluso a las manos. Marc Márquez, campeón del mundo en 2013 y 2014, es su última víctima.

El historial más polémico de Rossi comenzó en 2001 con una peineta a Max Biaggi, el gran ídolo de la afición italiana a principios del siglo XXI. Los movimientos de Valentino en la sombra castigaron a su gran rival.

A tortas con Gibernau

Mucho más tenso fue el encontronazo entre Rossi y Sete Gibernau. 2005 fue un año muy movido para ambos, que lo comenzaron de fiesta por Ibiza y lo acabaron con tortas en la trastienda del paddock. Sete destapaba una de la trampas del equipo de fieles de Vale: quemar goma con una escúter para salir con mayor agarre en al parrilla. Era en Catar, en 2004, probada la fechoría, Valentino arrancaba último en la parrilla. Se terminaban las noches de juerga en las islas. En Jerez, primera carrera de 2005, Valentino soltaba la moto contra Gibernau, que terminaba en el suelo. Rossi prometió que el catalán no volvería a ganar una carrera. Salió de puntillas de la categoría sin conocer victoria. 

La siguiente víctima de Rossi fue, en 2008, Casey Stoner. El australiano, amigo de Valentino, había recomendado su fichaje a Ducati. La buena sintonía entre ambos saltó por los aires cuando el italiano comprobó que Stoner era su gran rival en la lucha por el título mundial. En Laguna Seca, un pique entre ambos acabó con el australiano por los suelos. Tres años más tarde, Rossi derribó a su rival. "La ambición ha matado su talento", denunció Stoner.

Márquez y Lorenzo

La relación de amor y odio de Rossi con sus rivales vivió su último capítulo con Marc Márquez en 2015. El italiano fue el gran ídolo del piloto de Cervera durante su infancia. Al principio, entre ambos había muy buen rollo y se abrazaban cuando acababan las carreras. El año pasado, sin embargo, todo cambió. Rossi no perdonó el adelantamiento de Marc en el sacacorchos de Laguna Seca. El italiano acabó tirando a Márquez y perdió un Mundial que tenía casi ganado, acusando al español de haber ayudado descaradamente a Lorenzo.

Rossi también tiene a Jorge Lorenzo en el punto de mira. Sabe que el mallorquín será su gran rival. De momento, ambos han firmado un pacto de no agresión, pero Lorenzo teme que el italiano lo incumpla si el Mundial se tensa mucho. Los precedentes justifican los malos presagios de Lorenzo.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad