El contrato de Fernando Alonso enfrenta a McLaren con Honda

stop

Estalla la guerra interna en la escudería con el piloto como protagonista

McLaren pone un ultimátum a Alonso para renovarle el contrato | EFE

22 de enero de 2017 (19:51 CET)

Han trabajado muy duro. Aseguran que Fernando Alonso podrá disfrutar de un coche competitivo en su tercer año en Honda-McLaren. Los ingenieros japoneses dieron con la tecla. Más vale tarde que nunca.

El asturiano les creyó una vez más. De momento tendrá que esperar hasta que el monoplaza no empiece a rodar por el asfalto. Pero por ahora las ilusiones del asturiano son máximas.

Guerra interna

En Honda lo han puesto todo a disposición del bicampeón. Quieren darle lo que quiere para que renueve a final de temporada, momento en que finaliza su contrato.

Pero no es oro todo lo que reluce en el equipo. El otro miembro del grupo, McLaren, mira con recelo los movimientos del motorista. No están de acuerdo con la línea que siguen los de Shizouka.

En la compañía británica siguen otra filosofía. Prefieren apostar por los pilotos jóvenes. La suya es la 'Fórmula Red Bull'. Invertir en el futuro, no en viejas glorias.

Para McLaren, Alonso no ha aportado nada a la escudería, aparte de problemas y quejas en cada Gran Premio. No quieren invertir en un piloto que desde el principio dejó clara su desmotivación.

En Japón están con Alonso

El jefe ejecutivo de Honda, jost Capito, ya respondió a las decepciones de Alonso y no dudó en darle su apoyo: "No tiene sentido trabajar con un piloto que no disfruta, pero creo que con la nueva normativa y con los coches nuevos será más divertido. También estoy convencido de que el coche del próximo año de McLaren no será malo".

En el entorno del patrocinador no lo tienen tan claro. No confían en absoluto con que el ovetense vuelva a ser una mínima parte de lo que fue cuando ganó los Mundiales en el 2005 y el 2006. Si todo sigue igual esta temporada la unión McLaren-Honda tiene los días contados.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad