El comentario prepotente que puede fulminar a Fernando Alonso con Zak Brown

stop

La llegada del relevo de Ron Dennis amenaza el futuro del asturiano en McLaren

El palo más bestia de McLaren a Fernando Alonso

23 de noviembre de 2016 (21:48 CET)

Fernando Alonso debe andarse con ojo. Su carácter arrogante y crítico puede no encajar con el nuevo perfil de director ejecutivo. Debe tener cuidado y guardar las formas.

El piloto asturiano se pierde con facilidad. Es de los que dicen lo que piensan, y eso, muchas veces no está bien visto en las grandes empresas y multinacionales.

A Fernando se lo permiten porque es el mejor, pero sus salidas de tono por el team radio generan disgustos y comentarios en casi cada Gran Premio.

Zak Brown, el nuevo capo de McLaren en sustitución del fulminado Ron Dennis, es de otro perfil. Tiene fama de ser muy dialogante, suave en el cara a cara pero intervencionista.

No tenía padrino

Brown fue piloto cuando era más joven. Sin embargo, no llegó a triunfar. No se le daba mal. Era inteligente, pero le faltó suerte y un padrino adinerado.

"La mayor promesa de América", llegó a definirlo la revista Racing for América en 1994. No en vano venía de ganar 22 carreras de karting entre 1986 y 1990.

Brawn, después de participar en algunas competiciones de más categoría, entendió que necesitaba un sponsor potente que le promocionase y así llegar más arriba. A raíz de aquello fundó su empresa: Just Marketing International.

Malos augurios

Inteligente, pero como apuntábamos antes, intervencionista. Es ahí donde asoma el posible problema con Fernando Alonso.

¿Cuánto tardará en darle un consejo sobre pilotaje? ¿Cómo se lo tomará Alonso?

La frustración de Brown

La gran frustración de Brown es que, pese a todo, fue un piloto mediocre. Y lo que circula sobre él es que no aceptará que se pongan en duda sus capacidades. Ni siquiera de cara a los pilotos.

Y Fernando Alonso es de los que siempre dicen lo que piensan. Si el asturiano se atreve a cuestionar las aptitudes de Brown se puede desatar la tormenta.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad