La Mesa del Tercer Sector catalán vive un momento crítico. La consjera de Gobernación, Meritxell Borràs (c), y el hasta ahora presidente de la Mesa del Tercer Sector, Oriol Illa (i), firman la cesión de un paquete de viviendas sociales a entidades. EFE/An

El as en la manga de Jorge Lorenzo para dejar plantada a Ducati

stop

El balear se cubre las espaldas en MotoGP

Quique Alcañiz

La Mesa del Tercer Sector catalán vive un momento crítico. La consjera de Gobernación, Meritxell Borràs (c), y el hasta ahora presidente de la Mesa del Tercer Sector, Oriol Illa (i), firman la cesión de un paquete de viviendas sociales a entidades. EFE/An

06 de mayo de 2017 (18:18 CET)

Paso atrás. Pese al noveno puesto cosechado por Jorge Lorenzo en el GP de las Américas, parecía que el balear había subido un escalón con el sexto puesto logrado en la parrilla de salida. Nada más lejos de la realidad.

Este sábado el mallorquín volvió a ser octavo en la Q2 y mañana saldrá desde la tercera línea, lo que vuelve a complicar sus opciones de puntuar. Si las cosas no cambian, el cuarto GP de la temporada será otro fracaso en la larga lista que acumula el ex de Yamaha esta temporada.

Estaba avisado

Y es que el tiempo está dando la razón a todos los que le recomendaron que no firmase por la escudería italiana. Tanto allegados como rivales le advirtieron de la dificultad del pilotaje de la GP17, pero el español priorizó los ceros del contrato al proyecto deportivo. Una decisión que Lorenzo está pagando muy cara.

Decimotercero con 12 puntos en la clasificación, el ex campeón aspira esta temporada, como mucho, a estar entre los 10 primeros.

En Ducati ya le han avisado. Los responsables no esperan que este año se lleve el Mundial, pero sí que se acerque al podio para el año que viene convertirse en un claro aspirante al título. Si no es así, Jorge ya puede olvidarse de  renovar su contrato más allá del 2018. Y ahí asaltan las dudas a Lorenzo. ¿Qué hacer si en Bolonia no le renuevan?

Puertas cerradas

En los equipos ganadores no tiene sitio. Suzuki ya le abrió una puerta que el balear despreció, mientras que en Honda, Marc Márquez veta su entrada. El de Cervera prefiere un escudero como Dani Pedrosa que un competidor como Jorge Lorenzo.

Obviamente, a Yamaha no podrá volver mientras Valentino Rossi siga siendo el amo de la escudería nipona.

Se abre una rendija

Sin embargo, al mallorquín se le podría abrir otra vía: la de KTM. El equipo austríaco espera dar un paso de gigante esta temporada. La compañía de Mattighofen exprimió al máximo los entrenamientos organizados en el circuito de Le Mans la pasada semana y no fallarán en los que se organizarán en Cheste después del GP de Jerez.

Después de sumar cuatro títulos en cinco temporadas en Moto3, pretenden dar la campanada en la categoría del medio litro y situarse a la altura de los mejores.

En sus filas cuentan actualmente con Bradley Smith y Pol Espargaró, pero llegado el momento buscarán un piloto de primera línea y Jorge Lorenzo es uno de los favoritos.