Ducati tapa tres conversaciones que fulminan a Jorge Lorenzo

stop

La escudería italiana esconde una verdad sobre el balear

Jorge Lorenzo vuelve a encender a los responsables de Ducati | EFE

25 de abril de 2017 (11:31 CET)

Avisado. Jorge Lorenzo recibió varias advertencias antes de fichar por Ducati en el 2016. La situación en Yamaha con el balear y Valentino Rossi se había vuelto insostenible y el mallorquín decidió hacer las maletas en busca de otros retos, mientras desde el entorno le recomendaron que se marchara a cualquier sitio menos al equipo italiano.

El motivo era muy concreto: le costaría horrores adaptarse a la conducción de la GP17. El piloto no hizo caso y primó el dinero ante el proyecto deportivo. Ahora el español lo paga. Y muy caro.

Malos resultados

En el GP de Qatar- en Lossail- fue undécimo; en el GP de Argentina –en Termas de Río Hondo- fue noveno; y en el GP de las Américas –en Austin-, no pasó de la decimotercera posición.

El inicio del Mundial no podría haber ido peor para un piloto que aspiraba al título cuando estampó su firma en su nuevo contrato.

Antes, Lorenzo había rechazado una oferta de Suzuki y en Honda le vetaron la entrada –Marc Máquez no quería competencia directa en el equipo-. Finalmente Jorge decidió llegar a un acuerdo con la escudería italiana, aunque no fuera su primera opción. Pero es que el tricampeón tampoco fue la primera espada en Ducati.

El último de la lista

El equipo rojo buscaba un piloto que les llevara a lo más alto. El primer gran objetivo fue Marc Márquez. Le tantearon desde el equipo boloñés. Le pusieron una cifra desorbitada sobre la mesa. Pero el de Cervera la rechazó.  

Marc prefirió seguir en Honda, una casa que conoce a la perfección, antes de embarcarse en una aventura llena de lagunas.

Maverick Viñales también recibió una oferta. El joven catalán fue uno de los objetos de deseo de los responsables italianos. Le veían como una apuesta para el futuro. Además, su poca experiencia en MotoGP hubiera facilitado su adaptación al pilotaje de la máquina de Ducati. Pero Viñales rechazó la propuesta para correr al lado de Il Dottore.

La tercera opción a la que acudieron fue Casey Stoner. El australiano ya estaba dentro del equipo y conoce al dedillo los entresijos de la compañía. Sin embargo, el ex piloto rechazó, de momento, volver a competir.

Finalmente y como cuarta opción apareció Jorge Lorenzo. No le  habrá hecho mucha gracia al balear saber que era el último de la fila. El mallorquín fue nada menos que el cuarto plato. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad