Ducati recibe un aviso muy peligroso de Jorge Lorenzo

stop

La contratación del mallorquín pone en peligro uno de los activos más importantes de la escudería

El ego de Jorge Lorenzo fulmina a un mito en Ducati

08 de enero de 2017 (20:40 CET)

Compartir equipo durante cuatro temporadas desgasta. Y si no que le pregunten a Jorge Lorenzo y Valentino Rossi.

Ambos han defendido a Yamaha entre 2013 y 2016 y nada tiene que ver la relación que tenían cuando se vieron las caras por primera vez con la que les une ahora. Es el resultado de haber juntado en la misma escudería a dos aspirantes al título.

Cualquier espectador un poco avispado habrá visto las miradas entre ambos, los piques en las carreras y sus peleas en las ruedas de prensa.

Todo apuntaba a que este problema iba a desaparecer con la marcha de Lorenzo a Ducati y la separación de esta extraña pareja. Nada más lejos de la realidad.

La nueva marca del mallorquín no calculó bien cuando le contrató. Pensó en los seguidores que iba a ganar en el territorio español, fuente inagotable de seguidores del motociclismo, pero no tuvo en cuenta el que se avecinaba en su casa.

Las rencillas entre Lorenzo y Rossi han trascendido a los aficionados. En Italia existe una cierta animadversión hacia el ex de Yamaha. No le perdonan la rivalidad que ha mantenido con el Il Dottore y todo lo que tenga relación con Jorge les tira para atrás.

La preocupación por este asunto es cada día más grande en Ducati y ya han tomado algunas medidas. Le han convencido para que mantenga las formas con su ex compañero e incluso le han pasado un informe sobre cómo actuar en determinados conflictos con el heptacampeón.

Ahora el equipo italiano busca la manera de convencer a los suyos, a los de casa. A los italianos. Más concretamente a los fans del propio Valentino Rossi y que también lo son de Ducati. Saben que son un público muy grande y corren el riesgo de perderlos a todos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad