Ducati calla tres llamadas que matan a Jorge Lorenzo (y una es a Marc Márquez)

stop

Los italianos guardan un secreto bestial

El secreto mejor guardado de Ducati a Jorge Lorenzo | EFE

04 de julio de 2017 (10:55 CET)

Mal ambiente. La situación en Yamaha entre Jorge Lorenzo y Valentino Rossi se volvió insostenible a finales del 2016.

El mallorquín decidió hacer las maletas y buscar otro destino donde vivir más tranquilo. Sin embargo, el balear ha hecho realidad esa máxima de "más vale malo conocido que bueno por conocer". Y es que su paso por Ducati no está siendo nada fácil.

Ofertas rechazadas

La primera opción que se le presentó a Jorge fue Suzuki, pero el español decidió rechaza la oferta de los nipones. No consideró al equipo como uno de los candidatos al título y desechó la propuesta.

Honda también fue una opción, pero en este caso fue Marc Márquez el que vetó la entrada de Lorenzo. El de Cervera no quería competencia en el equipo y prefirió quedarse con su escudero Dani Pedrosa.

Entonces apareció Ducati, y pese a que muchos le recomendaron que firmase por la escudería italiana, el ex campeón priorizó los ceros de la oferta al proyecto deportivo. No obstante, la de firmar por el equipo de Bolonia nunca fue su primera opción. Pero para Ducati, Lorenzo tampoco fue el favorito.

Nunca estuvo entre los objetivos de Ducati

Los italianos buscaban un piloto que les devolviera a lo más alto del motociclismo. Para ello, el primero objetivo de la escudería roja fue Marc Márquez. Desde Bolonia le pusieron una oferta sobre la mesa al ilerdense, con una cifra desorbitada similar a la que cobra ahora Lorenzo.

Pero Marc rechazó la propuesta. El catalán no quiso embarcarse en un proyecto lleno de lagunas. Además, el fue uno de los que advirtió de la dificultad del pilotaje de la GP17 a Jorge y no quiso ser la víctima del problema.

Maverick Viñales también recibió una tentativa. El joven recién llegado a la máxima categoría del motociclismo fue uno de los pretendidos por Ducati. Le consideraron una apuesta segura para el futuro y, además, su poca experiencia en el medio litro y su falta de viejas costumbres hubiera facilitado en gran medida su adaptación al pilotaje de la máquina italiana. Pero Viñales prefirió correr al lado de Valentino y aprender de su experiencia.

Casey Stoner fue la tercera opción de los boloñeses. El australiano es el actual probador del equipo y conoce a la perfección el equipo. Además, Stoner era el último piloto en lograr un Mundial de MotoGP con Ducati. No obstante, Casey rechazó volver a competir.

Con todas estas negativas, los italianos decidieron ir a por Lorenzo.  Al balear no le habrá hecho mucha ilusión saber que fue nada menos que la cuarta opción para los responsables de Ducati.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad