Dani Pedrosa se vuelve a 'bajar los pantalones' con Honda

stop

Dice mucho del piloto catalán que valore más una moto competitiva al salario

Dani Pedrosa

19 de mayo de 2016 (22:30 CET)

Dani Pedrosa es uno de los pilotos españoles de referencia. Un tipo tímido, discreto, que puede caer mejor o peor, pero que tiene un acentuado respeto por valores como la fidelidad y la nobleza. El caso de Pedrosa es llamativo porque ha vuelto a renovar con uno de los mejores equipos del Mundial de motociclismo, Honda, y nuevamente lo ha hecho a la baja.

El de Sabadell, que cumplirá 31 años en septiembre, ha visto como sus ingresos en la escudería japonesa iban reduciendo, síntoma inequívoco de que se le va pasando el arroz. Pero ahí sigue Pedrosa, siempre al pie del cañón. Actulamente cobra casi tres millones de euros fijos, más lo que le reportan los acuerdos publicitarios, que es aproximadamente un millón más.

Cobrará sobre 3,5 millones

Esta cifra era ligeramente más elevada en 2014, cuando renovó por vez primera con Honda a la baja coincidiendo con la segunda corona consecutiva de Marc Márquez, su joven compañero de equipo que le superó holgadamente en su año de debut y al año siguiente. Ya en aquel momento tuvo que reducir sensiblemente su salario para seguir a lomos de una de las motos más competitivas de la parrilla. Ahora ha sucedido lo mismo en unas negociaciones muy rápidas.

El propio piloto reconoció que había sido fácil ponerse de acuerdo. Al contrario de lo que demuestran la mayoría de deportistas profesionales, Pedrosa no entró en una batalla económica, sino que prefirió seguir en el mismo equipo aún cobrando un poco menos, porque sabe que con Honda tiene más posibilidades de ganar que con la mayoría (salvo Yamaha).

Paga sus impuestos en Suiza

De los cuatro millones en total que cobraba hasta ahora, Pedrosa pasará a percibir a partir del próximo curso un poco menos. Las orientaciones del sector, tras consultar a algunos especialistas, apuntan que su sueldo total oscilará en torno a los 3,5 millones de euros. No se trata de una rebaja muy significativa, sino de 200.000 o 300.000 euros, sumados al tirón publicitario que va perdiendo.

El hecho de tener su residencia fijada en Suiza le garantiza, al menos, poder cobrar ese dinero de forma prácticamente íntegra ya que al vivir más de la mitad del año fuera de España apenas tiene que pagar impuestos. Una ventaja que proporcionan los deportes individuales, aunque ello pueda servir para cuestionar aspectos éticos y esa nobleza que ha mostrado en otros aspectos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad