Pilar Rubio con peluca

Vídeo estremecedor (y tiene horas) Pilar Rubio hace llorar a España. “No tengo palabras”

stop

La colaboradora de El Hormiguero emociona a sus seguidores con su último proyecto

09 de noviembre de 2019 (10:57 CET)

Pilar Rubio acudió el pasado martes a los 25 años de la empresa thinketers. La joven posó ante los medios con un sombrero de cowboy y un mono muy colorido. Parecía que se lo habían pintado sus propios hijos. Un estilismo que sus propios seguidores han tachado de horrendo. Lejos de criticar su look, la colaboradora por fin dio la cara en un evento tras los rumores que la acusaban de trato preferente en la sanidad privada. 

Pilar Rubio zanja los rumores del trato a favor que recibió en un hospital / EP

La madrileña se mantuvo durante toda la noche como primer trending topic en España pero por algo que no le debió hacer mucha gracia. Toda la polémica surgió a raíz de un tuit que publicó un usuario de la red social. En poco más de cinco minutos el mensaje de un padre enfurecido se hizo viral. El hombre denuncia una situación que le parece injusta y clasista. 

Rubio acudió a una clínica privada de La Moraleja con uno de sus tres hijos en la que también se encontraba este padre con el suyo. Ambos niños se encontraban mal y por eso acudían a urgencias. No obstante, la presentadora y su pequeño tuvieron un trato de favor por parte del centro médico, según cuenta el afectado. 

"Hola Pilar Rubio, soy el padre del hijo que lloraba y que han echado de la consulta de urgencias del Hospital de La Moraleja de Sanitas para que entrases tú con tu hijo. Espero que no le pase nada y se recupere pronto. Difusión, por favor", escribe J0rge García en su cuenta de Twitter.

Entre tantos mensajes, donde la critican duramente y apoyan al padre afectado, se encontraba el del hospital. "Hola Jorge. Nos gustaría conocer lo sucedido. Por favor, ¿nos puedes indicar por privado el nº de tarjeta de tu hijo, y detallarnos lo que ha ocurrido? Gracias".

Tras los cientos de mensajes de usuarios que criticaban a Pilar Rubio por "ser mujer de" o a la sanidad privada, Sanitas y el denunciante continuaban la conversación públicamente. 

"Hola Jorge, lamentamos el malentendido. Nuestros hospitales, al igual que el resto de centros del país, tienen como un único criterio de acceso a urgencias el triaje clínico. Estamos a tu disposición para solucionar cualquier duda. Gracias", escribían desde Sanitas.

"Hola. Ahí está el problema, nos hicieron salir a mitad de triaje clínico, mientras mi hijo lloraba por los dolores, para que se pudiera atender al hijo de Pilar Rubio. Por lo que no hubo criterio médico para priorizar a su hijo sobre el mío. Gracias. Y así queda reflejado en la reclamación por escrito y para la que no hemos recibido respuesta. Solamente hemos recibido un “lamentamos lo ocurrido y esperamos que no vuelva a ocurrir”por privado", concluye Jorge. 

Finalmente tras más de un mes de estos hechos, Pilar Rubio se atrevió a dar la cara, a medias. "No voy a hablar de cosas absurdas que cada vez se inventan", ha dicho, para luego sentenciar tajante: "Sería un trabajo extra tener que estar desmintiendo todas las tonterías que cada día se inventan". De esta forma concluye dejando claro que no es verdad nada de lo que se dijo en su momento. No ha querido entrar en más cuestiones para no dar detalles sobre lo ocurrido ni empeorar la situación. 

"Se están sacando las cosas de contexto [...] no creo que haga falta exponerlo en redes sociales", opinó Lorena Gómez, novia del hermano de Sergio Ramos. 

Esta polémica ha quedado olvidada tras el último vídeo que ha publicado Pilar Rubio, que aunque no deja de ser una publicidad más de la larga lista, la colaboradora le pone voz a una de las aplicaciones más útiles. Los niños sordos, como Marcos y Pablo, no pueden leer fonéticamente como cualquier persona, se ayudan con la lengua de signos. Por eso esta aplicación traduce las palabras en lengua de signos. Rubio es la embajadora de este nuevo proyecto, tal y como explica en sus redes sociales, y explica la importancia de la lectura en la infancia. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad