"Si los pilotos hablaran, Valentino Rossi no volvería a subirse a una moto"

stop

El paddock desmitifica en privado la figura del heptacampeón del mundo, pero calla por miedo 

Valentino Rossi, junto a su mítico dorsal 46 de Yamaha

14 de marzo de 2016 (15:10 CET)

Valentino Rossi es el piloto más controvertido del Mundial de MotoGP. El italiano es respetado por los siete títulos conseguidos en la máxima categoría y por su carisma, pero también es temido por su conducta, por su talante ególatra y por su falta de respeto a los rivales. Jorge Lorenzo y, sobre todo, Marc Márquez se enfrentaron a Rossi en 2015, pero la mayoría calla. En el pasado, Gibernau y Stoner también tuvieron problemas con Valentino, a quien muchos se refieren a él como El Padrino.

El Mundial de 2016 arrancará en Catar sin haberse solucionado, y apenas calmado, la guerra dialéctica que protagonizaron Rossi y Márquez durante las últimas carreras del pasado Mundial. En Italia se desató una campaña de desprestigio contra el piloto de Cervera, que ha buscado la paz con Valentino. El italiano ha rechazado cualquier tregua.

Apoyo en privado

Márquez ha contado con el apoyo de muchos pilotos, pero casi todas las muestras de cariño las ha recibido en privado. Sin las cámaras de televisión delante, por miedo a Rossi. "Si los pilotos hablaran, Valentino Rossi no volvería a subirse a una moto", comentó un piloto en una conversación privada que desmitificó la figura del heptacampeón del mundo.

El paddock teme que Rossi se muestre muy beligerante en 2016, por sus ansias de ganar el Mundial antes de retirarse (ya tiene 37 años). Los pilotos que no le sonríen las gracias lamentan que el gran público tiene una imagen "distorsionada" de Rossi, un deportista que aparenta ser muy extrovertido y simpático. La realidad, sin embargo, no es tan idílico. El italiano tiene mucho carácter y mucho poder. Es el más temido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad