«Shakira va a reventar». Piqué calla (pero en Barcelona se sabe todo)

El nuevo drama que calla la colombiana

Fotografía: "Shakira va a reventar". Piqué calla (pero en Barcelona se sabe todo)
Fotografía: "Shakira va a reventar". Piqué calla (pero en Barcelona se sabe todo)

Preocupación. El primer palo de Hacienda a Shakira -20 millones de euros- ha dejado a la cantante temblando.

Cuentan desde dentro que ‘Shak’ tiene colchón para soportar estos envites, pero que la máquina lleva muchos meses parada y que “si la niña no canta, el dinero no entra a capazos”.

‘Shak’ le está poniendo al mal tiempo buena cara, pero los problemas en casa de los Piqué-Mebarak arrecian.

Los 20 millones de Hacienda son el principio

La colombiana acaba de depositar 20 ‘kilos’ de euros para frenar un primer golpe con la Hacienda española, correspondiente a impagos en el ejercicio de 2011. Pero, avisan, la Fiscalía de Barcelona sigue investigando penalmente la denuncia de la Agencia Tributaria por tres delitos fiscales entre el 2012 y el 2014 que podrían suponer un palo aún mayor a la ‘cafetera’.

Una realidad a al que se suma otra mayor: las dudas con la voz de Shakira.

Shakira ataque instagram

El SOS de la voz de Shakira

No es lo mismo cantar en un estudio para subir el video a Instagram y calmar a los fans, que hacerlo en una gira ‘World Tour’ -arranca en junio- ante miles de seguidores día sí, día también, y durante meses.

Las dudas de que la voz de ‘Shak’ pueda aguantar el tirón no son pocas. Al punto que más de uno y de dos que la tocan en el sector en Barcelona advierten que “Shakira va a reventar”.¿El problema? ‘Shak’ no quiso jugársela en el quirófano al saber que corría el riesgo de perder hasta el 80% de voz y optó por un tratamiento paliativo que no ha terminado con la patología. Es más, el drama sigue ahí. Y puede saltar por aires en plena gira de ‘El Dorado’.

‘El Dorado World Tour’ puede enterrar a Shakira

Aguantar al cien por cien en todos los conciertos será un milagro; terminar la gira, otro. O canta a medio gas y pierde timbre a la espera de la reacción de los fans que pagarán por ver a la Shakira más genuina, o la cosa puede acabar en llantos. Los más inteligente sería no precipitarse. Esperar.

Ocurre, cuentan, que, con los hachazos de la Agencia Tributaria, y los que aguardan a la vuela de la esquina, Mebarak necesita salir a hacer caja. Y cantará a pesar del riesgo. Aunque el remedio, aseguran, puede terminar siendo peor que la enfermedad.