Shakira rompe a llorar en Barcelona| EFE

Shakira deja una propina bestial en su escapada con Piqué

stop

La cantante y el futbolista pasaron unas vacaciones de ensueño

10 de enero de 2018 (13:01 CET)

De lujo. Gerard Piqué, Shakira y los hijos de la pareja se pegaron unas vacaciones de ensueño las pasadas Navidades.

La familia Piqué-Mebarack estuvieron en Nueva York y después en La Cerdanya, antes de regresar a Barcelona para que el jugador volviera a los entrenamientos y de que la cantante hiciera los preparativos necesarios para la intervención a la que se someterá en los próximos días.

Como es sabido, la colombiana tuvo que cancelar la gira El Dorado World Tour al sufrir una hemorragia en las cuerdas vocales que la obligarán a pasar por el quirófano en los próximos días. Es el único camino a seguir si quiere volver cuanto antes a los escenarios.

Por eso quisieron darse un capricho de lujo y cruzar el charco en unas fechas tan señaladas. Cabe decir que los padres de ella también estuvieron en la gran manzana junto a la pareja y sus dos retoños.

Vacaciones por todo lo alto

La familia al completo llegó el 25 de diciembre a Manhattan, donde se alojaron en el St. Regis Hotel, uno de los hoteles más conocidos de la ciudad por su aparición en diferentes películas. Durante su estancia asistieron a un partido de los Knicks, a un partido de hockey sobre hielo entre los Washington Capitals y los NY Rangers, al  Museo de Ciencias Naturales, en Central Park, y a Broadway, donde vieron la obra de teatro Aladdin, entre otras actividades.

Entre ellas está la visita que hicieron al Hunt&Fish Club, un restaurante de lujo en el que cada cubierto cuesta una media de unos 100 euros y donde cada plato de carne no baja de los 60.

Un lugar en el que el buenísimo trato recibido se tradujo en una generosísima propina por parte de los Piqué-Mebarack. No ha trascendido la cifra exacta, pero aseguran que tenía más de un cero, y de dos. A saber la que dejaron en el hotel.

Antecedentes

No es la primera vez que la pareja sorprende a todos con la propina. La pareja estuvo en un yate en Ibiza hace dos veranos, donde contrataron a un chef para que les hiciera la comida cada día. El periodista argentino Nicolás Cayetano  aseguró entonces que el cocinero se había llevado una propina de 20.000 euros.