Sergio Ramos manda a España para casa

stop

La selección pierde contra croacia y se va al cuadro de la muerte con Italia, Francia, Inglaterra y Alemania

David de Gea y Sergio Ramos se quejan tras el primer gol de Croacia | EFE

21 de junio de 2016 (23:24 CET)

Nuevo ridículo de la selección española de fútbol. Cuando el globo se infla demasiado, acostumbra a explotar. Los hombres de Vicente del Bosque venían de jugar dos buenos partidos, atragantados de euforia por las buenas críticas emitidas desde todos los medios de comunicación, pero contra dos rivales muy débiles como la República Checa y Turquía. Este martes, frente a un contrincante mínimamente serio como es Croacia, la Roja naufragó (1-2).

España es seria candidata a despedirse de la Eurocopa el próximo lunes, cuando se medirá en octavos de final a la selección de Italia. Por si ello fuera poco, la Roja –a la que le bastaba un empate para pasar primera de grupo– ha ido a parar al cuadro de la muerte, donde convivirá con Francia, Alemania e Inglaterra en un duro camino rumbo a la final.

Muchos señalados

Sergio Ramos es el principal señalado, pero no debe ser el único. El de Camas no cuajó un buen partido, se mostró despistado en varios momentos, regalando balones al rival, y falló en dos momentos decisivos: el marcaje a Kalinic en el primer gol de Croacia (min. 45) y el lanzamiento del penalti que provocó Silva y detuvo Subasic, que se avanzó algo más de lo permitido.

Tampoco Andrés Iniesta estuvo fino. El hombre de moda en la selección fue perfectamente anulado por un centro del campo bien conocedor del juego del manchego, con Modric y Rakitic a la cabeza. Nolito también estuvo desaparecido, Fàbregas poco participativo, aunque sirvió la asistencia del gol de Morata (min. 7), Busquets tremendamente espeso y los laterales, Juanfran y Jordi Alba, más apagados de lo habitual.

De Gea no mejora a Casillas

Sin embargo, el otro gran señalado, más allá de Ramos, es David de Gea. El portero del Manchester United no ha demostrado que mejore las prestaciones de Iker Casillas. Falló en los dos goles, especialmente en el segundo (min. 87), de Perisic, que le coló el balón por el palo corto y mostró síntomas de no estar suficientemente concentrado.

A España se le atragantó la alta presión de Croacia, que le puso en serios aprietos en la salida de balón. Pero, sobre todo, el pasó factura la condición física. Si bien el primer tiempo se decantó del lado español, donde fueron dominadores, en la segunda mitad Croacia fue muy superior y acabó fundiendo físicamente a la selección española. Así será difícil que la Roja se imponga a Italia. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad