Sara Carbonero se fotografía el trasero (y la destrozan: “¡Culo carpeta!") | EFE

Sara Carbonero toca fondo en Oporto (¡Ojo al lío con Iker Casillas!)

stop

La comunicadora se ve metida en un follón por culpa de su marido

02 de noviembre de 2017 (12:40 CET)

De más a mucho menos. Las dos primeras temporadas de Iker Casillas en el Oporto convencieron a los responsables lusos para que le ofrecieran al guardameta renovar por un año más.

Ambas partes pusieron su granito de arena en la prolongación del contrato. Iker, por su parte, accedió a bajarse el sueldo. De los 11 millones que cobraba inicialmente aceptó pasar a cobrar 7,5 ‘kilos’. El motivo: el Real Madrid se había comprometido a aportar 3,5 millones a su nómina durante los dos años posteriores a su salida de Chamartín.

El Oporto, por la suya, aceptó realizar el esfuerzo económico de mantener su ficha de crack.

Los resultados no podían ser mejores. Iker protagonizó un inicio de temporada brutal. Casillas no encajó ningún gol durante las primeras cinco jornadas, lo que situó a los lusos en la primera posición de la Primeira Liga que ocupan todavía actualmente. Además, en los diez primeros partidos de la temporada encajó solo seis goles, dejando la portería imbatida en siete ocasiones.

Punto de inflexión

Pero todo cambió en las últimas semanas.  El técnico del conjunto luso, Sergio Conçeiçao, borró a Casillas  del once.

El madrileño se quedó en el banquillo en el choque contra el Red Bull Leipzig de la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions League, en el partido ante el Paços Ferreira de la novena jornada de la competición de la regularidad y de nuevo este miércoles en el partido de vuelta contra el Leipzig.

Fuentes cercanas al club aseguran que el motivo responde a la poca implicación del de Móstoles en el día a día del equipo. Apuntan faltas de actitud y a que se pasa la mayor parte de las concentraciones con el teléfono móvil.

No obstante, el entrenador no quiso dar pistas sobre sus decisiones: “Siguiente pregunta”, respondió el técnico cuando le preguntaron sobre la tercera suplencia consecutiva del ex capitán del Real Madrid.

Daños colaterales

Sea como sea, la que lo está pagando sin comerlo ni beberlo es Sara Carbonero. La WAG está recibiendo de lo lindo de forma colateral por culpa de su marido. Cada vez son más los seguidores del conjunto portugués que meten a la comunicadora en el saco de Casillas y les piden a los dos que abandonen cuanto antes la ciudad portuguesa.

Los seguidores reclaman que, si el portero no muestra más implicación en el único club grande que apostó por él, ya puede ir haciendo las  maletas porque no consentirán actitudes como esta en ninguno de sus futbolistas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad