Sara Carbonero tiene un retoque con bisturí

stop

La operación más sonada de la esposa de Iker Casillas

Cristina Pedroche desmonta a Sara Carbonero ("Eres una hortera")

17 de enero de 2017 (13:34 CET)

¡Mejor imposible! A punto de cumplir los 33 años y mamá de dos pequeños, Sara Carbonero sigue siendo una de las mujeres españolas más envidiadas. La esposa de Iker Casillas vive tranquila en Oporto, aunque está en el foco mediático de nuestro país.

Desde la ciudad lusa, la periodista mantiene contacto directo con España. Tiene un blog personal en la revista Elle España, trabaja para firmas de nuestro país y viaja constantemente para visitar a sus familiares y amigos. El clan Casillas-Carbonero sigue vivo para la prensa española.

En este caso, parece ser que la marcha a Oporto ha sonreído a Sara. Centrada en la educación de Martín y Lucas, la presentadora pasa por un dulce momento.

Sara Carbonero, una imagen más que rentable

Una clara prueba de ello es su aspecto. Radiante y brillando con luz propia, Carbonero está en el top de mujeres más deseadas. Con un cuerpo más que cuidado –aunque ella afirma que no hace el deporte que desearía- y unos ojos angelicales, la periodista deslumbra allá donde va.

Una mezcla de genética y cuidados que le permiten sacar mucho partido a su imagen. Las marcas de primer nivel la demandan para que preste su figura a campañas de publicidad.

Y es que más allá de tener gancho por ser la mujer de Iker Casillas y por haber sido la cara bonita más popular de Telecinco, Sara tiene un alto caché por su belleza peculiar. Sutil, elegante y muy bella.

El gran aliado

Sin embargo, al parecer no todo es oro lo que reluce. Tal como ha desvelado la prensa en numerosas ocasiones, Carbonero habría pasado por el quirófano para sacarse más partido.

Del mismo modo que otras divas de primer nivel, todo apunta a que la morena se habría sometido a una operación de estética para aumentar su pecho.

Aunque Sara siempre ha mantenido el silencio, la información corrió como la pólvora hace algunos años. Coincidiendo con su adelgazamiento para resaltar más el busto, los rumores tomaron fuerza.

Aun así, no hay confirmación oficial. Las imágenes hablan por sí solas, aunque la toledana no asume la ayuda del bisturí. Solo ella, su entorno más íntimo y los cirujanos, si los hubiera, bajo contrato de confidencialidad, conocen la verdad. De cualquier modo, olé por mantenerse mejor cada año. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad