El escándalo que manda a Casillas y a Sara Carbonero lejos de Oporto | EFE

Sara Carbonero tapa el escándalo que echa a Iker Casillas de Oporto (y te lo contamos)

stop

La WAG no gana para disgustos por culpa del ex del Real Madrid

23 de octubre de 2017 (13:07 CET)

De más a mucho menos. Iker Casillas llegó a Oporto hace ahora poco más de dos años, después de un final muy amargo en el Real Madrid. El cancerbero escogió el club portugués para seguir en la élite después de haberlo ganado todo con los blancos.

Al margen de algunos errores a los que ya estaban acostumbrados en Chamartín, el de Móstoles ofreció un muy buen rendimiento a lo largo de las dos temporadas que firmó con los lusos. Actuaciones que le valieron al guardameta la renovación por una temporada más.

Generoso

Casillas respondió a la confianza de los responsables del club rebajándose el sueldo. El Madrid pactó aportar 3,5 millones de euros durante los dos años siguientes a la ficha del portero cuando salió de la capital, pero este acuerdo expiraba este año, con lo que Iker pasó de cobrar 11 ‘kilos’ a 7,5.

Aún con el golpe a cartera, el ex madridista siguió dando un gran nivel al comienzo del presente curso. Casillas no recibió ningún gol durante las primeras cinco jornadas, lo que situó a los lusos en la primera posición de la Primeira Liga que ocupan todavía actualmente. Asimismo, en los diez primeros partidos de la temporada encajó solo seis goles, dejando la portería imbatida en siete ocasiones.

Pero algo cambió la semana pasada y Casillas fue borrado del once de Sergio Conçeiçao. El madrileño se quedó en el banquillo en el choque contra el Red Bull Leipzig y también en el partido ante el Paços Ferreira de la novena jornada de la competición de la regularidad.

El escándalo que tapa Casillas

Según apuntaron varios medios entonces, la decisión del míster de sentar a Iker tienen que ver con la falta de disciplina. Apuntan las informaciones a que la poca implicación del portero en los entrenamientos y el excesivo uso del móvil en las concentraciones son los principales motivos que le habrían llevado al banco.

Los aficionados no se quedaron indiferentes con el asunto y no tardaron en cargar contra él en las redes sociales, hasta el punto que incluso Sara Carbonero se vio salpicada.

Los seguidores señalan a la pareja y cada vez más son más los fans que les quieren fuera de Oporto y de Portugal. Apuntan que, para seguir así es mejor que recoja los bártulos y se marche con su familia a otra parte.  La masa social del club reclama más compromiso por parte de sus jugadores y Casillas no está respondiendo a la llamada.