Sara Carbonero tapa bocas en Oporto con Iker Casillas 

stop

La familia Casillas-Carbonero atraviesa un dulce momento

Sara Carbonero desata los celos de las WAGs del Oporto

02 de noviembre de 2016 (14:03 CET)

En varias ocasiones los números hablan por sí solos. Este es el caso de Iker Casillas. Tras una primera temporada complicada, este segundo curso ha empezado de cara para el portero de Móstoles. El ex madridista solamente ha encajado cuatro goles en las nueve jornadas jugadas en la competición liguera lusa. Unas cifras que sitúan a Casillas en lo más alto de las estadísticas, ya que hasta el momento ningún otro guardameta de las ligas más destacadas ha conseguido mejorar el registro de Iker.

Tan es así que el madrileño se sitúa el mejor posicionado junto a Joroen Zoet, jugador del PSV. Y es que entre los porteros que han jugado al menos el 80% de los encuentros ligueros con sus respectivos equipos, Zoet y Casillas son los mejores paradores. En esta lista también entra Hugo Lloris, del Tottenham, aunque su porcentaje cae, ya que ha jugado un partido menos y ha encajado igualmente cuatro goles.

La buena dinámica de Casillas

Un buen arranque para el madrileño que espera mejorar los registros de la pasada campaña demostrando a la afición que sigue al pie del cañón. De hecho, Iker ha dejado la portería del Oporto a cero en seis de los nueve duelos jugados realizando paradas con sello Casillas. La más destacada hasta día de hoy se vivió en el cuarto encuentro liguero ante el Vitoria de Guimares, Iker sacó al lince que lleva dentro nuevamente.

Con todo ello, el español está consiguiendo mejorar las cifras de grandes guardametas esta temporada. Buffon, Oblak o Neuer, que han encajado 5,6 y 7 tantos respectivamente, serían un buen ejemplo de ello.

Con estas estadísticas esperanzadoras, la familia Casillas-Carbonero ha conseguido callar bocas tanto en Oporto como en España, ya que las críticas que apuntan al rendimiento del portero están a la orden del día. Iker está demostrando que queda guardameta para rato. La familia formada por Iker Casillas, Sara Carbonero y los dos pequeños atraviesa un dulce momento y la estabilidad está ayudando al de Móstoles también sobre el terreno de juego.