Sara Carbonero se muere de celos con Pilar Rubio

stop

El ego de la esposa de Iker Casillas le juega una mala pasada con la mujer de Sergio Ramos

Pilar Rubio revoluciona Telecinco y Jorge Javier Vázquez tira de la manta ("Sara Carbonero no está ni para traer cafés")

13 de enero de 2017 (21:09 CET)

Lucha de egos entre dos de las mujeres más populares de España. Lo son, en parte, por méritos propios. En parte, por mérito de sus respectivos novios –Iker Casillas y Sergio Ramos– y, en una tercera parte, por su belleza y físico.

Tantos paralelismos tienen Sara Carbonero y Pilar Rubio que más que amigas se han convertido en fieras competidoras. La primera lo petaba cuando vivía en España, pero desde que se mudó a Portugal, su popularidad ha caído en picado.

En cambio, la madre de los hijos de Sergio Ramos está pletórica. El otro día, en la gala del premio The Best que otorgó la FIFA a Cristiano Ronaldo, Pilar Rubio fue la más buscada. La gran atracción femenina de la noche.

Nuevo trabajo en la FOX

Tanto es así que hasta le ha salido un nuevo trabajo para ser la presentadora de un reality show en la cadena FOX.

Sus años de colaboraciones divertidas con Pablo Motos en El Hormiguero le han valido para ganarse ese puesto de privilegio en una nueva aventura.

Mientras tanto, Sara Carbonero sigue aburrida en Oporto. Tiene una vida tranquila, de cuento de hadas junto a sus hijos Martín y Lucas. Pero no trabaja ni tiene motivaciones profesionales más allá de las familiares.

Vida aburrida en Oporto

Desde la distancia, sigue con recelo el éxito de Pilar Rubio. Ambas salen del difícil mundo del periodismo, aunque han hecho sus pinitos como modelo. Ambas triunfaron en Telecinco durante la misma época y dieron juntas las campanadas de 2011. Estaban en la misma onda, pero Sara era la que más triunfaba. 

En estos momentos, la todavía colaboradora de El Hormiguero gana la partida en todos los sentidos: es más popular, triunfa en las galas por su belleza y le salen trabajos.

Sara Carbonero no tiene nada de todo eso y, en parte, lo echa de menos. No soporta verse superada por una chica a la que siempre vio inferior. Mucho más choni que ella. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad