Sara Carbonero EFE

Sara Carbonero se lleva el palo del año. Le pide trabajo a él ¡y le dice que no!

stop

La it girl española recibe una muy mala noticia

08 de abril de 2020 (13:49 CET)

Ojo porque la situación de Sara Carbonero e Iker Casillas se está complicando por momentos. Eso sí, nada tiene que ver con su salud. De hecho, los dos evolucionan favorablemente.

En el caso del portero, si bien es cierto que no puede volver a vestirse de corto, parece que todas las pruebas que se ha hecho hasta ahora tras sufrir el infarto que sufrió hace unos meses, todo va a mejor. En el caso de Sara, pese a que ella ha optado por no dar muchos detalles de cómo evoluciona su proceso, parece ser que también va por buen camino.

El problema llega a nivel laboral. Y es que, como bien saben los que siguen el día a día de Iker y Sara, los dos tenían muchas esperanzas en la posibilidad de ver a el portero como presidente de la RFEF.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Vendrán noticias positivas. Juntos. 🌎 #felizfindesemanapeseatodo 💪

Una publicación compartida de Iker Casillas (@ikercasillas) el

El palo del año

Sin embargo, debido a la crisis del coronavirus, las elecciones se han aplazado hasta nuevo aviso. Por otro lado, cuentan que Iker no cantaba, al menos antes de todo el lío por el coronavirus, con los apoyos suficientes para derrotar a Luis Rubiales.

La idea que tenían los dos en mente es, teniendo en cuenta que el contrato de Iker con el Porto acaba este verano, poder volver a vivir en Madrid gracias a la presidencia de la RFEF.

Con esa opción, de momento, descartada, Iker parece que está pidiendo a gritos un hueco en el que es el club de su vida, el Real Madrid. Es más, hace apenas unos días se sinceró en una entrevista con un youtuber y aseguró que “Me gustaría volver al Real Madrid, la considero mi casa”.

Sara Carbonero e Iker Casillas

Una frase que, cómo no, ya ha llegado a Florentino Pérez. Eso sí, el presidente blanco no tiene ninguna intención, al menos hasta ahora, de dar cobijo a un Iker que veía en  el Madrid otra posibilidad de tener una excusa para regresar a la capital española. Un palo para Sara que, como bien saben los que siguen su día a día, se muere de ganas de volver a Madrid.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad