Sara Carbonero y los millones a la basura de Iker | EFE

Sara Carbonero se carga una oferta millonaria de Iker Casillas

stop

La 'influencer' no quiere saber nada del último pretendiente de su marido

12 de febrero de 2018 (12:03 CET)

Se niega. Sara Carbonero no tiene ninguna intención de abandonar Oporto hasta el verano. Por mucho que su marido, Iker Casillas, esté recibiendo ofertas, la comunicadora se las está cargando.

Y es que en el Porto quiere perder de vista cuanto antes al español y ya le han hecho saber que no seguirá el próximo año. Su contrato acaba cuando finalice la temporada y lo quieren fuera. Incluso verían con buenos ojos que se marchara antes.

Una oferta millonaria, a la basura

Una posibilidad que ha echado por tierra su mujer. Y es que las únicas ofertas con cara y ojos que está recibiendo el ex del Real Madrid provienen del otro lado del charco. Es el la MLS, la liga de fútbol americana, la liga que más está tentando a Iker.

En concreto la franquicia que más está pujando por él y que le ha puesto una oferta millonaria encima de la mesa es la de Chicago. Los ‘Fire’ de Chicago lo quieren y para ya.

Su temporada empieza en apenas un mes y quieren cerrar la operación cuanto antes. Pero Carbonero se ha negado. Instalada y muy feliz en Oporto, su idea es quedarse en Portugal hasta el verano y luego estudiar las ofertas.

No es la primera que se carga

El caso es que esta no es la primera oferta que se carga Sara. Durante el pasado mercado de invierno, varios equipos de la liga turca llamaron a la puerta de Casillas, pero su mujer, que lo último que quiere es ir a vivir a un país tan inestable y peligroso como Turquía, se negó.

Lo que le gustaría a la influencer es que el portero fichase por un club de Londres, una de sus ciudades favoritas, pero, pese a que el representante de Iker lo ha estado ofreciendo a todos los equipos de la capital inglesa, nadie ha picado.

Lo más probable es que la pareja haga las maletas en junio y se marchen a Estados Unidos, donde se retirará y tendrá un último gran contrato. Eso sí, en verano. No ahora.