Sara Carbonero no siempre acierta| EFE

Sara Carbonero prepara la fuga inmediata de Oporto (y ya tiene hasta casa)

stop

La pareja de Iker Casillas ya tiene preparadas las maletas

24 de octubre de 2017 (12:52 CET)

Sara Carbonero e Iker Casillas podrían tener los días contados en Oporto. En los últimos días han aparecido informaciones en las que se explica que el Porto FC, el club donde juega Iker, estaría planteándose seriamente la salida del jugador.

¿El motivo? Puramente económico. El club portugués está pasando por un momento muy delicado económicamente hablando. La FIFA ya ha intervenido al club luso por un problema con el Fair Play financiero.

Es por eso que el Porto quiere deshacerse de su jugador más caro. El sueldo de Casillas es ni más ni menos que de 7.5 millones de euros al año, una ficha altísima –de hecho es el jugador mejor pagado de la liga portuguesa- y que pone en problemas la estabilidad económica del club.

Desde Oporto ya han aparecido voces que aventuran una salida del portero en el próximo mercado invernal. Algo que pondría solución no sólo al tema económico sino también al deportivo.

Y es que Casillas está de nuevo en el centro de la polémica tras su última suplencia en la Champions League. Su entrenador, Sergio Conçeiçao no está nada contento con la actitud del portero en los entrenamientos y en las concentraciones, donde anda más pendiente del móvil que de la pelota. Ese es, según fuentes cercanas al club, el motivo del ‘castigo’ del míster.

Con la salida del ex del Real Madrid se solucionarían los dos problemas.

¿Vuelta a Madrid?

Todo parece apuntar que, con la salida del guardameta del club portugués, el futuro del español estaría de nuevo en Madrid. Al menos hasta que le saliera alguna oferta interesante.

De momento no hay ningún club en Europa interesado en un Iker que tiene ya 36 años y que está lejos de su mejor estado de forma. La opción más lógica que tendría el portero sería hacer las maletas y cruzar el charco hacia la MLS, la liga de fútbol americana.

En cualquier caso, la parte positiva de esta operación salida del Porto sería la vuelta a ‘casa’ tanto de Iker como de Sara. Es más, si definitivamente vuelven a la capital española, los dos podrán disfrutar de la espectacular mansión que recientemente decidieron remodelar. Un auténtico palacio en la zona residencial de La Finca, en Pozuelo de Alarcón valorado en más de 2.6 millones de euros ¡antes de la reforma!

El futuro de Iker no está nada claro, pero si finalmente deben salir de Porto, en Madrid tiene ya una casa esperándoles.