Sara Carbonero

Sara Carbonero preocupa. Su última foto dispara las alarmas. “¿Tan mal está?”

stop

La instantánea de la esposa de Iker Casillas que alerta a sus seguidores

10 de mayo de 2020 (12:58 CET)

Este mes se cumple un año desde que Iker Casillas fue intervenido de urgencia a causa de un infarto y desde que a Sara Carbonero le detectaron un tumor en el ovario y empezó su lucha contra el cáncer.

Después de que a principios de mayo el meta fuera operado, se supo que Carbonero también debía entrar en el quirófano. La operación fue bien, pero los análisis indicaron que el tumor era maligno, lo que obligó a la WAG a someterse a un duro tratamiento de quimioterapia.

Recuperando la normalidad

Ahora, un año después, parece que la normalidad va volviendo al domicilio de los Casillas-Carbonero. Al margen, claro está, de la situación que vive el mundo entero a causa de la pandemia del coronavirus.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Esta fue la última carioca de limón que me tomé fuera de casa antes del confinamiento. Hoy he encontrado la foto que no tendría nada de interesante si no fuera por este motivo y porque al verla no he podido evitar pensar que si hubiera sabido lo que nos esperaba seguramente la habría saboreado de otra manera. Estaba con dos buenas amigas, contándonos cómo había ido el día, desahogándonos cada una con sus problemas cotidianos, riéndonos (mucho) por cosas absurdas y planificando una cena para el día siguiente a base de recetas saludables. No era una mañana especial o eso creía yo. Nos despedimos como todos los días, cada una subió a su coche y puso la misma canción, de la que habíamos hablado un rato antes porque no había manera de sacárnosla de la cabeza (“pero si le suena la canción, le da una depresión tonta...”). Nos mandamos un audio, nos volvimos a reír. Cada una se fue al cole a por los niños y hasta el día siguiente, pensamos. Esta tarde una de estas amigas me ha escrito un mensaje para decirme que tenía un regalo para mi, que me lo dejaba en el portal. Con guantes y mascarilla he bajado a buscarlo, ella ya estaba en el coche. Apenas nos hemos despedido con la mano y una sonrisa de “ya queda menos”. He cerrado la puerta y ahí en la escalera, un ramo de camelias recién cortado de su jardín para acercarme un poquito la primavera y de paso recordarme que hace unos días que llegó. Porque no sé si os pasa también a vosotros pero yo últimamente no sé en qué día vivo. Al ponerlas en agua he seguido pensando en ese último sorbo de mi carioca de limón, en que debía haberlo saboreado de otra manera además de porque en casa no me sale ni parecida la infusión porque quizá fue la última que compartí con esta amiga que está a punto de ser mamá, antes de que nazca su bebé dentro de unos días. Mientras colocaba el jarrón he sentido una profunda sensación de añoranza, de algo que yo consideraba cotidiano, “normal” y corriente: Tres amigas, un café, nuestro rincón, un sillón amarillo bastante incómodo, música de fondo y una terapia de risas que cambiaba por completo mis días . Y entonces he caído en que lo que yo pensaba que era rutina, en realidad era vivir.

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

La influencer dejó la quimio hace unos meses y poco a poco se va encontrando mejor. Una etapa en la que la ex de Telecinco ha demostrado tener una fortaleza descomunal y ejemplar. Sus fans la consideran una mujer “muy valiente” y un “ejemplo de superación”. Y no han dejado de mandarle mensajes de ánimo. “Vamos Sara”, “Eres mi inspiración” o “Sé fuerte” le han estado escribiendo en las redes.

Unos seguidores que, sin embargo, han visto despertada su preocupación a raíz de una de las últimas fotos que Sara subió a su cuenta de Instagram. “¿Tan mal está?”, se pregunta alguno.

La foto de Sara Carbonero que desata las alarmas

En ella la comunicadora de cuerpo entero paseando por Oporto. Concretamente, por el espacio turístico de Igreja Capela Das Almas.

Un hecho, el que pasee por la calle, que debería alegrar a sus followers. No obstante, lo que estos han mostrado es consternación por el físico que luce, pues consideran que luce “demasiado delgada”.

No obstante, como señalan muchos, suficiente buena noticia es ver a Sara paseando bajo el sol de la ciudad portuguesa. Señal de que se siente con mucha vitalidad y ganas de seguir adelante y volver a la normalidad total.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

B o m d i a . 📷 @darioaranyo . #actitud #felizfindesemana #ciudadinvicta #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad