Iker Casillas dispara todas las alarmas

Sara Carbonero planea un nuevo pelotazo que saca a Iker Casillas de Oporto

stop

La 'influencer' tiene muy claro su próximo destino

09 de noviembre de 2017 (15:30 CET)

Sara Carbonero e Iker Casillas tiene los días contados en Oporto. Los problemas del portero en su club están precipitando los acontecimientos y este verano la pareja deberá buscarse la vida lejos de Portugal.

Y es que Iker no lo está pasando bien en el Porto. Los encontronazos con su entrenador, Sergio Conceiçao, han llevado a Casillas a repetir una situación que ya vivió en sus últimos años en el Real Madrid: ver los partidos desde el banquillo.

El entrenador portugués está muy molesto con la actitud del español, al que acusa de estar más pendiente del móvil que de la pelota, y ha decidido sentarlo. De hecho, el bajo rendimiento del portero esta temporada ya ha empezado a ser una de las críticas habituales tanto por sus propios compañeros de equipo como de los aficionados del club.

Por todos estos motivos tanto Iker como Sara ya saben que en junio tendrán que hacer las maletas. Y allí es donde Sara está tomando parte en la solución.

Consciente de que su marido ya no está al nivel de ser titular en uno de los grandes de Europa -de hecho el representante de Casillas está llamando a todo el que puede y nadie le contesta la llamada-, Sara está convenciendo a Iker para irse a Estados Unidos.

Carbonero quiere vivir el sueño americano y, de paso, lograr que su marido tenga un último gran contrato que les permita seguir viviendo al nivel que lo hacen actualmente. No quiere que su pareja se retire sin pegar antes un gran pelotazo.

Hollywood espera

Y es que la influencer española tiene muy claro que la MLS es el mejor destino para Iker.

Aparatada la idea de Qatar, donde juega uno de los mejores amigos de Casillas, Xavi, la pareja se está centrando en buscar equipo en américa, una liga con un nivel muy inferior a cualquiera de las europeas pero que cuenta con un poder económico enorme.

Nueva York, Los Ángeles o Miami, donde su excompañero David Beckham tiene un equipo, son los posibles destinos de la pareja.