Sara Carbonero pide dinero para salir de un problema 

stop

No es oro todo lo que reluce alrededor de la esposa de Iker Casillas

La cara bonita que manda para casa a Sara Carbonero

28 de marzo de 2017 (21:42 CET)

El poder del marketing es incalculable. Bien manejado, es capaz de vender un fracaso absoluto en un éxito incontestable. Es cuestión de saber emplear las armas disponibles.

Eso hace Sara Carbonero con su último negocio. La empresa Slow Love ha pasado de ser criticada por sus pérdidas, a recibir elogios y artículos de favor.

Hace algunos meses salió a la luz que la sociedad estaba en número rojos. En concreto, las cuentas reflejaban un balance negativo con 19.800 euros de pérdidas.

La mujer de Iker Casillas seguía sacando pecho: "Lenta, pero segura". Es un poco el lema que quieren reflejar bajo el nombre Slow Love.

La idea surgió junto a la también presentadora Isabel Jiménez y la estilista Mayra del Pilar. Aportaron 40.000 euros.

Las cifras de facturación registradas invitaban a un optimismo moderado: 312.000 euros. Sin embargo, las tres empresarias ya hablan de 1,2 millones.

"Nosotras no éramos conscientes del éxito y potencial que podíamos tener", aseguran a Cinco días.

Es por ello que ya han encontrado un posible inversor que aportará dinero para seguir creciendo. Y, de paso, para salir del problema inicial: los números rojos.

"Por mi imagen no hemos tenido que invertir en publicidad, nos complementamos muy bien las tres porque tenemos un reparto de papeles", explica Sara.

Su tirón mediático ayuda, aunque ella se encarga tan solo de las labores de comunicación y redes sociales. Sus compañeras manejan el cotarro.