Sara Carbonero e Iker Casillas | Instagram

Sara Carbonero o “Iker Casillas lo sabe todo” (y no es bueno): la bomba en Madrid

stop

El problema gordo que conoce el ex internacional español

28 de mayo de 2019 (13:14 CET)

Sara Carbonero sigue recuperándose del tumor del que fue operada la semana pasada. La pareja de Iker Casillas sigue en el hospital, donde el meta del Oporto no se separa de ella, mientras también va recuperando el tono del infarto de miocardio que padeció hace unas semanas.

Ambos esperan recuperar la normalidad en las próximas semanas y dejar atrás dos de los episodios más complicados de sus vidas.

Y mientras andan dando pasos adelantes en su regreso a la cotidianidad, Casillas es testigo de una película que se está viviendo en el Real Madrid y que él sufrió en sus propias carnes.

Iker Casillas y José Mourinho en el Real Madrid

La salida de Iker Casillas por la puerta de atrás

Nos referimos a su salida del Real Madrid. El que fuera capitán del equipo merengue primero fue relegado al banquillo por José Mourinho durante una temporada entera.

Tras la marcha del luso, el meta recuperó la titularidad, pero esa fue su última temporada, que terminó con una rueda de prensa de despedida en solitario y una salida por la puerta de atrás.

Sergio Ramos, tras los pasos de Iker Casillas

Un episodio que Casillas, como una buena parte del madridismo, sospecha que se repetirá con Sergio Ramos. “Iker Casillas lo sabe todo”, afirman en su entorno.

El presidente ya ha empezado a mover hilos para girar la opinión pública en contra del central, tal y como hizo con Casillas, al que varios medios empezaron a atacar en su momento sin piedad.

El ‘presi’ dejó fino este lunes al central andaluz en El Larguero, donde reveló que Sergio quería salir con la carta de libertad, poniendo en cuestión el compromiso del jugador con el club y manchando la imagen del crack andaluz. Una historia que va camino de terminar exactamente como acabó la estancia de Iker en Chamartín: con una fuga por la puerta pequeña para un jugador que siempre mereció salir por la puerta grande.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad