Sara Carbonero montó el lío en el bautizo de Casillas con una prohibición

stop

La esposa de Iker Casillas exhibió su talante más autoritario

Sara Carbonero tiene un lío en Oporto (ojo con Iker casillas) | EFE

31 de diciembre de 2016 (10:25 CET)

Sara Carbonero, la esposa de Iker Casillas, es una figura muy mediática y polémica en España y en Portugal.

El pasado 17 de diciembre, Sara destapó su talante más autoritario durante el bautizo del pequeño Lucas. Un bautizo secreto, al que no tuvieron acceso los medios de comunicación. La excepción fue la revista Semana.

Lucas, de siete meses, fue bautizado en la iglesia de Sao Joao de Foz, situado en el barrio donde reside el matrimonio Casillas en Oporto.

Irene, la madrina

La familia Casillas, muy celosa de su intimidad, apenas filtró que la hermana pequeña de Sara Carbonero, Irene, viajó a Portugal. Irene fue la madrina de su sobrino.

Al parecer, fue un acto de lo más sencillo. Tras la ceremonia, la familia se marchó a un restaurante japonés a comer. Muy íntimo, con poca familia y sin lujos.

Las fotografías del bautizo sólo se han visto en la revista Semana. En cambio, Sara no ha colgado imágenes en su cuenta de Instagram.

Secretismo

La presentadora explica a través de sus redes sociales su día a día, pero en este caso ha querido mantener el silencio y el secretismo. Y es que al parecer, Carbonero pidió a los asistentes que no tomasen fotografías para hacerlas públicas ni grabasen vídeos. Veto.

Irene, también muy activa en Instagram, se limitó a colgar una instantánea el día 10 de diciembre en Oporto. Después de eso, silencio. Ninguno de los protagonistas dio un paso al frente. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad