Sara Carbonero e Iker Casillas: una pareja 'ideal'  | EFE

Sara Carbonero mete a Iker Casillas en el quirófano

stop

La presentadora quiere mejorar la imagen de su marido

15 de octubre de 2017 (19:51 CET)

Una melena de escándalo. Eso es lo que ha conseguido Iker Casillas. ¿Gracias a quién? A su mujer, Sara Carbonero.

Desde que la presentadora entró en la vida del guardameta español, la imagen del de Móstoles ha dado un vuelco radical.

Centrada en su familia y en el mundo de la moda, la modelo es consciente de que la imagen que proyectan ella e Iker como pareja ‘ideal’ vale su peso en oro. Y justo por ello cuida hasta el más mínimo detalle.

Cuando Sara conoció a Casillas el portero del Real Madrid escondía un drama en el cogote: las calvas avisaban que el entonces capitán de España que quedría como una bola de billar en poco y menos.  En Diario Gol detallamos que el guardameta se sometió en las Navidades del 2012 a unos injertos capilares para prevenir la caída del cabello en los que Carbonero tuvo mucho que ver.

La que fuera chica para todo de Telecinco animó a Iker a frenar la galopante alopecia con una intervención que desde el entorno del futbolista siempre se silenció, pero con un logro espectacular. Un resultado que ha animado a Casillas a ir a por más.

Y es que ahora Iker no ha dudado ni un momento en volver a seguir las recomendaciones de su pareja: en esta ocasión Sara ha convencido al portero del Porto FC para que pase por el dentista a ponerse unos brackets que le ayudarán a tener una sonrisa más bonita.

Las operaciones secretas de Sara Carbonero

Unos retoques que también han seducido a Carbonero, que siempre ha negado su paso por el cirujano, pero que esconde varias 'mejoras'. Si bien hace tiempo que se rumorea que Sara se habría operado los pechos, lo que nadie había comentado nunca es que también se habría retocado la cara. Ese bello rostro al que la presentadora le ha sacado partido como pocas.

Según la publicación Ella hoy, Sara se habría sometido a una operación para incrustar toxina botulínica en sus arrugas. Lo que popularmente se conoce como botox.

Así lo explica el citado medio: “Un ejemplo de ello es la periodista española Sara Carbonero, que a pesar de ser una de las más atractivas del mundo, ha optado por inyectarse botox y acentuar sus rasgos, además de haberse operado el pecho para aumentarlo”.