El ‘topless’ de Sara Carbonero (o la foto prohibida de Iker Casillas. Y 100.000 euros) | EFE

Sara Carbonero elige destino en EEUU con Iker Casillas

stop

La comunicadora mueve ficha en el futuro del guardameta

11 de marzo de 2018 (18:10 CET)

Se avecinan cambios. La vida de lo Casillas-Carbonero está a punto de cambiar. La familia apura sus últimos meses en Oporto antes de poner rumbo a otro país, que presumiblemente podría ser Estados Unidos.

Iker Casillas renovó con el club portugués el pasado verano. Los portugueses decidieron ampliar un año más el compromiso con el guardameta después de dos primeras temporadas muy satisfactorias. Una renovación que supuso un importante esfuerzo económico por ambas partes.

Casillas y el Oporto hacen un esfuerzo

Por un lado, Casillas aceptó rebajarse la ficha 3,5 millones de euros. Es la cantidad que se había comprometido el Real Madrid a pagar de más aparte de lo que pondría el conjunto luso cuando el de Móstoles dejó Chamartín

Por otro, el Oporto aceptó mantener los 7,5 ‘kilos’ de su nómina que el club ponía de su bolsillo.

Pero el año de Iker en Portugal no ha sido como esperaba. Pocas semanas después del inicio de la temporada, Sergio Conceiçao le quitó la titularidad en detrimento de José Sa. Los motivos según la prensa lusa, fue el poco compromiso que venía mostrando el ex internacional español y a que en las concentraciones estaba más por el móvil que por otra cosa.

Sea como sea, Iker y Sara Carbonero llevan semanas planeando los próximos años, buscando un destino donde Casillas pueda terminar tranquilamente su carrera.

Los Casillas-Carbonero ponen rumbo a EEUU

El cancerbero querría ir a la Premier League y seguir ligado al fútbol de élite, pero hay otras ofertas procedentes de la Major League Soccer mucho más tentadoras. Sobre todo para Sara.

Y es que si finalmente Casillas pone rumbo a la MLS, las preferencias de la comunicadora pasan por Nueva York o a Los Ángeles. Sin embargo, desde donde más aprietan a Casillas es desde Chicago, un destino que Sara no ve con malos ojos pero que no le ‘pone’ como cualquiera de las otras dos ciudades.