Paula Echevarría y Miguel Torres | EFE

Sale la basura Miguel Torres. Y va de Paula Echevarría. Y huele que tira para atrás

stop

El lío que pone contra las cuerdas al ex futbolista

27 de diciembre de 2019 (12:40 CET)

Paula Echevarría y Miguel Torres están disfrutando de unos bonitos días de vacaciones en Candás, la localidad natal de la actriz asturiana. Una Paula que presume en su cuenta de Instagram tanto de pareja como de su pueblo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Navidad en casa ❤ #Navidad2019 #Familia #Amor

Una publicación compartida de Paula Echevarria (@pau_eche) el

Una “Navidad en casa” como ella misma ha comentado junto a las imágenes, que muchos daban por hecho que no se iba a producir. Y es que, cuando la influencer y el futbolista empezaron su relación, fueron muchos los que aseguraron que no iba a ser precisamente una relación duradera.

Todo lo contrario. Es más, diversas voces expresaron en público la poca conveniencia de que Paula empezar un romance con Miguel, un tipo conocido en el mundillo por ser un auténtico Don Juan. Es más, no fue otro que el mismísimo Conde Lequio el que, sin pelos en la lengua, soltó la siguiente advertencia a la asturiana: “No puede estar con un chico que tiene un currículum sentimental más largo que el mío”.

El lío con Miguel Torres

Sin embargo, parece que el tiempo ha acabado dando la razón a la pareja. Lo cierto es que Paula siempre se mostró, desde el primer día, muy convencida de que su historia con Miguel iba para largo y de que el amor era más que real. De momento, se han cumplido sus pronósticos.

Eso sí, no son pocos los que continúan intentando torpedear la relación. Es por eso que los haters de Echevarría han hecho circular ahora por las redes un comentario que hizo un supuesto amigo de Miguel hace ya un tiempo, cuando empezaron los rumores, apuntando que el plan de Torres era “cazar” a Paula.

Paula Echevarría Miguel Torres

Un comentario que de vez en cuando vuelve a salir a la luz pero que, como bien ha quedado demostrado, parece más que obvio que no es que preocupe en exceso a la pareja. Ellos, y bien que hacen, siguen viviendo su idilio amoroso por todo lo alto sin preocuparse del qué dirán.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad