Piqué junto a Coutinho y Suárez / EFE

Piqué tiene un lío de celos muy feo (y no lo sabe ni Shakira)

stop

El defensor azulgrana ve amenazada su posición en el Barça y ha dado un toque de atención a la directiva

Barcelona, 26 de abril de 2018 (19:27 CET)

Gerard Piqué no gana para disgustos esta temporada. El defensor catalán vive una situación personal bastante convulsa de la que puede distraerse gracias al plano deportivo, pero no al institucional que rodea al club.

Por un lado, el central ve como su club va perdiendo identidad con la marcha de Andrés Iniesta a China. Junto a Busquets y Messi, Piqué es el único vestigio de una época dorada donde la cantera barcelonista dominó el panorama del futbol mundial.

Piqué, motivo de preocupación en el Camp Nou

Por el otro lado, el zaguero culé ve como los recién llegado o no dan la talla, o exigen a troche y moche sin respetar el hasta ahora firme escalón jerárquico y salarial.

Piqué no soporta ver como él ha esperado pacientemente sus oportunidades y mejoras salariales mientras compañeros sin tanto peso se ven en posición de reclamar una posición que él ha peleado por conseguir.

Un pareja no tan bien avenida

El motivo de sus celos es, comprensiblemente, Samuel Umtiti. El central francés lleva semanas siendo ambiguo respecto a su futuro en el Camp Nou y su último órdago ha hecho estallar la paciencia de Piqué.

Umtiti quiere cobrar lo mismo que su compañero en defensa, y sólo aceptaría una oferta que si no lo igual, al menos quede cerca y permita equiparar su salario a base de objetivos.

Las razones para las exigencias de Umtiti son sencillas, el galo ve que ha cargado con el peso de la retaguardia culé durante muchos tramos de la temporada y quiere ver el esfuerzo recompensado. Especialmente cuando la Premier League está dispuesta a bañarle en oro y ofrecerle un proyecto de estrellato que no tiene en Barcelona.

Piqué presiona para que la dirección deportiva  no acepte estas condiciones, y da rienda suelta a los celos que provocan las negociaciones de su pareja futbolística. A la sentimental, mientras tanto, no la mezcla en estos temas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad