Piqué tapa un lío gordo en el vestuario de la Roja en Albania

stop

Un futbolista de la selección, muy molesto con sus suplencias

Julen Lopetegui y Gerard Piqué

10 de octubre de 2016 (10:46 CET)

La rajada de Gerard Piqué en Albania ha tapado algunos problemas internos en la Roja. La selección española ha comenzado bien la fase de clasificación para el Mundial de Rusia (2018), pero Julen Lopetegui deberá gestionar una lucha de egos que amenaza con pasar factura al combinado nacional. Y el tema más delicado que debe solventar es el monumental enfado de Álvaro Morata.

El delantero del Real Madrid se ha convertido en un foco de tensión en su equipo y en la Roja. Titular indiscutible en la Juventus, su protagonismo ha menguado en el conjunto blanco y en la selección. Karim Benzema y Diego Costa, de momento, le han ganado la partida de la titularidad.

La falta de minutos en el Real Madrid penaliza a Morata. El futbolista está muy molesto con Zidane. Le acusa, en privado, de no ser justo. El delantero madrileño denuncia que su entrenador apueste por Benzema como delantero centro titular del Real Madrid, aunque el francés está lejos de su mejor nivel.

Morata está cada día más impaciente. Sus dudas se han confirmado. En verano sopesó la posibilidad de forzar su traspaso a un gran club de la Premier, pero el Madrid no quiso escuchar ofertas y él asumió su continuidad en el Bernabéu. Personas próximas le alertaron que no sería titular y los malos presagios se están cumpliendo.

Morata estaba muy enfadado en Albania. En privado confesó su frustración. Suerte tuvo de no hablar y, sobre todo, de que Piqué aireara toda su frustración y anunciara que su etapa en la Roja tiene fecha de caducidad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad