Shakira y Piqué

Piqué suelta una bomba que destroza la Navidad a Shakira

stop

El defensa azulgrana se va de la lengua

24 de diciembre de 2017 (11:59 CET)

Complicaciones. Shakira lleva semanas en el dique seco. La colombiana tuvo que anular su gira ‘El Dorado’ por una hemorragia en las cuerdas vocales que le obligará a pasar por el quirófano en las próximas fechas. Una intervención con peligros. Y gordos.

Gerard Piqué sonríe de puertas a fuera, pero el temor por el futuro como cantante de ‘Shak’ arrasa en la intimidad.

La colombiana, que está en manos del prestigioso laringólogo, Steven M. Zeitels, el mejor del mundo en la especialidad, no tiene el éxito asegurado en el quirófano.

Las probabilidades de que la voz de ‘Shak’ pueda verse afectada después de la intervención y cambie son elevadas. El doctor Zeitels habría afirmado a la mujer de Piqué que no le puede asegurar que vuelva a ser la misma de siempre después de una operación con riesgos que podría alejar a la cantante de su timbre característico y clave en su carrera.

El ‘via crucis’ de Adele

El mejor ejemplo del ‘via crucis’ al que se expone Shakira lo está viviendo otra cantante de relumbrón, Adele. La británica se ponía en manos de Zeitels en 2011 para terminar con la misma patología que ha asaltado ahora a ‘Shak’ con un resultado dudoso: los conciertos cancelados van en aumento y sus intervenciones se miden con cuenta gotas.

Adele no esconde que su voz, después de pasar por el quirófano, no es la que era. La diva lleva años reeducando su canto con clases intensivas que intentan tapar un deterioro que, con los años, avisan los entendidos, tiene a ir a más.

Shakira está avisada: nada podría volver a ser igual después de la intervención. Un drama que calla bajo estricto secreto para no disparar una alarma pública que en el entorno de los Mebarak suena sin parar y que tiene a Piqué sin dormir.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad