Pilar Rubio | EFE

Pilar Rubio sin pómulos, relleno en los labios y nariz sin operar: el vídeo (y sin ropa) que arrasa en Youtube

stop

El documento de la pareja de Sergio Ramos que te dejará sin palabras

05 de noviembre de 2018 (13:04 CET)

Brillante. Pilar Rubio  es una de las influencers con más caché de nuestro país. La pareja de Sergio Ramos es de las it girls más solicitadas y admiradas de la red. Al menos en España. Los tres millones de seguidores que acumula están muy lejos de los más de 50M que suma Shakira o los más de 80M que siguen a Jennifer López.

Pero sí está muy por encima de los dos millones que acumulan Sara Carbonero  o Cristina Pedroche, o los casi 2,5 que se lleva Paula Echevarría.

Se lo ha ganado. Su estilo único y sus originales looks traen locos a sus fans. Y es que a la colaboradora de El Hormiguero le encanta compartir sus gustos y sus modelitos en las redes sociales.

A Pilar Rubio no le pesan los años

Asimismo, a sus 40 años mantiene un físico envidiable. A raíz de llevar una dieta sana y equilibrada, y de practicar deporte frecuentemente, Pilar ha logrado eliminar cualquier rastro de sus tres embarazos. Y es que asegura la de Torrejón de Ardoz que nunca ha entrado en un quirófano para retocarse nada.

No obstante, no se desprende lo mismo de sus fotografías y vídeos del pasado. Sobre todo si lo comparamos con la imagen que luce hoy en día.

Por ejemplo, en la siguiente comparación entre la Pilar que trabajaba en El precio Justo en los años 90 con una tomada recientemente, se aprecian ciertos cambios en su nariz y sus labios, por ejemplo.

Pilar Rubio antes y despues 2

La prueba definitiva que delata a Pilar Rubio

O como en el siguiente vídeo, grabado en el 2009. Se trata del making off de la sesión de fotos que protagonizó para la revista FHM, en el que se aprecia un rostro diferente al de la Pilar Rubio actual.

Se aprecian cambios en su nariz, sus pómulos y, sobre todo, sus labios. Quizás no haya pasado por el quirófano, pero algún tratamiento ha tenido que seguir, pues los rostros no acostumbran a cambiar tanto de la noche a la mañana.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad