Sergio Ramos y Pilar Rubio | EFE

Pilar Rubio se teme lo peor. Sergio Ramos recibe la noticia. Última hora en Madrid

stop

La bomba que deja muy tocada a la colaboradora de El Hormiguero

16 de abril de 2020 (12:23 CET)

Hace ya unos cuantos meses que aparecieron nervios en casa de Pilar Rubio y de Sergio Ramos. Y no precisamente por el cuarto embarazo de la colaboradora del El Hormiguero. En este sentido todo va sobre ruedas y en apenas unos meses la familia tendrá un nuevo miembro.

Lo que pone de los nervios a Pilar es el futuro de su marido. Y es que, como bien sabe Ramos, en las últimas horas en el Real Madrid se están llevando a cabo una serie de movimientos que no lo dejan en un lugar precisamente muy cómodo.

Todo lo contrario. No es ningún secreto que tanto Florentino Pérez como Zinedine Zidane están buscando un central top de cara al próximo verano. En este sentido, el que tiene más ganas de hacerse con uno es el presidente. Entre otras cosas porque será la manera perfecta de deshacerse de Sergio.

Sergio Ramos y Florentino Pérez | EFE

Pilar Rubio se teme lo peor.

Algo que ya pudo haber pasado el verano pasado cuando Sergio se presentó con una oferta del fútbol chino. Florentino no le cerró las puertas porque lo considerara intocable, sino porque la oferta sólo beneficiaba al capitán.

Ahora, meses más tarde y con Sergio presionando para lograr una ampliación de contrato que el presidente no quiere darle, el Madrid tiene en Upamecano a una de sus operaciones más consolidadas de cara a este verano.

Y Pilar sabe muy bien que, entre que el Madrid va a hacerse seguramente con el central galo y que el club no quiere ampliar el contrato de su marido, lo más probable es que Ramos deba buscarse un nuevo destino.

Algo que no entra en los planes de la de Madrid, que, teniendo en cuenta que está cerca de tener su cuarto hijo, no quiere tener que despedirse de su vida en Madrid, donde sus hijos están más que adaptados y donde tiene su trabajo en El Hormiguero. Obviamente Pilar apoyará siempre en todo a su marido, pero, si fuera por ella, no se moverían de la capital española.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad