Pilar Rubio | EFE

“¡Pilar Rubio ligando en la discoteca!”. Sale el vídeo: “¡Qué poquita vergüenza!”

stop

La esposa de Sergio Ramos pasó una noche muy especial

22 de octubre de 2019 (13:17 CET)

Siete años de noviazgo, casi medio de matrimonio y tres hijos de por medio. Ese es el resumen perfecto a la relación sentimental de Pilar Rubio y Sergio Ramos.

La pareja inició su affaire en 2012, después de que Ramos rompiera definitivamente con Lara Álvarez. El central de Camas mantuvo una relación un tanto convulsa con la presentadora de Telecinco. Llegaron a romper hasta tres veces. Y en la tercera fue cuando Rubio se cruzó en la vida del capitán del Real Madrid. Y así empezó una historia de amor que actualmente atraviesa un gran momento.

El primer encuentro Rubio-Ramos

Aunque no fue en 2012 cuando Pilar y Sergio tuvieron su primer contacto. El primer encuentro entre ambos se produjo en 2008.

Ocurrió en un conocido local de Madrid. Entonces la influencer era reportera del programa de La Sexta Sé lo que hicisteis…, y acudió a cubrir un evento en el que se entregó un Disco de Diamante y un Disco de Platino al dúo musical Andy y Lucas, y al que asistieron Guti y Ramos como invitados de lujo.

Así se conocieron Pilar Rubio y Sergio Ramos

El encuentro no fue nada íntimo. Todo lo contrario. Toda España fue testigo.  Con casi toda seguridad, ninguno de los dos se imaginó entonces que terminarían manteniendo una bonita historia de amor y formando una familia numerosa. De hecho, por aquel entonces Sergio ni siquiera había comenzado su tormentosa relación con Lara Álvarez.

Pero entonces ya se notó cierto feeling entre la futura pareja. “¡Pilar Rubio ligando en la discoteca!”, exclamaron entonces muchos, que ya notaron entonces que se dedicaron demasiadas sonrisas para lo poco que se conocían.

“¡Qué poquita vergüenza!”, llegó a escribir alguno en las redes, que consideró que Pilar se estaba excediendo de su papel. “Como no has venido con novia igual te puedo acompañar yo”, le soltó Pilar al final del reportaje. Aunque Ramos ya se dejaba querer: “Vale, pasa”, respondió. No te pierdas el vídeo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad