Pep Guardiola explota: las mentiras de Claudio Bravo 

stop

El técnico del Manchester City estalla

Pep Guardiola da instrucciones a Nolito con el Manchester City | EFE

15 de agosto de 2016 (11:41 CET)

Pep Guardiola está que trina. El debut del técnico catalán con el Manchester City dio mucho de sí. El de Santpedor se inauguró en la Premier League con una victoria sufrida. Y es que más allá del resultado, las alarmas saltaron por otro lado. El ex azulgrana decidió dejar en el banquillo a Joe Hart. El internacional inglés vio como Willy Caballero le arrebataba la titularidad en la primera jornada liguera.

La suplencia del británico encendió la señal de alerta, ya que al parecer ninguno de los dos guardametas acaban de convencer a Guardiola. El nuevo técnico bule desea atar a un portero que aporte seguridad tanto en sus paradas como en el juego con los pies. Y es que al parecer ni Hart ni Caballero convencen a Pep.

Los rumores encienden a Guardiola

Esta situación ha reabierto los rumores de que el City quiere pujar por Claudio Bravo. De hecho, según desvelaba El Mundo Deportivo, allegados al chileno habrían desvelado en el Trofeu Joan Gamper que "lo tenemos casi hecho con el City".

Frente a esta presumible ofensiva por el sudamericano, el club inglés no se pronuncia. Y es que al parecer, Pep no ha pedido que pujen por Bravo. Guardiola ya aseguró en su día que no iniciaría ninguna ofensiva por un jugador del Barça, a menos que el propio futbolista desvelará en público que quiere dejar el equipo. No es el caso de Bravo. El de Santpedor quiere mantener la buena sintonía con la entidad barcelonista, por lo que niega rotundamente haber apretado al Barça por Claudio.

En este sentido, cierto es que el City se mantiene alerta por si apareciera un guardameta que pudiera satisfacer los deseos de Guardiola. El chileno sería una opción que podría interesar al técnico catalán, pero para poder empezar a negociar, Claudio debería salir en rueda de prensa e informar abiertamente de que quiere dejar el equipo. Pep no quiere meterse en camisa de once varas, por lo que la única manera viable de pujar por Bravo es a través de una operación limpia. Si el Barça no quiere, Guardiola no entrará al trapo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad