Paula Echevarría aleja a Sara Carbonero ("Tienen más cuernos que un saco de caracoles")  

stop

El negocio de las influencers levanta ampollas

Sara Carbonero llama a Paula Echevarría (y se lía la de Dios)

18 de febrero de 2017 (17:40 CET)

Un mundo aparte. En los últimos años, las redes sociales se han convertido en un gancho más que rentable para las grandes celebrities.

Los personajes más famosos aprovechan sus perfiles para ganar popularidad y subir su caché. Una máquina de hacer dinero.

Las figuras más reconocidas sacan tajada de este nuevo negocio, aunque especialmente las caras bonitas son las mayores beneficiadas. Las influencers son muy reclamadas por las principales marcas. Una manera rápida y efectiva de llegar al público.

La gran joya de la corona

En los últimos meses, una mujer bien alejada del mundo del futbol se ha convertido en la verdadera reina de Instagram. Paula Echevarría es la diva que lidera los rankings de influencers españolas con más seguidores.

La mujer de David Bustamante tiene más de 1,5 millones de seguidores en esta red social. La televisiva triunfa como nadie entre los internautas. Y es que todas y cada una de sus publicaciones tienen un alcance bestial.

Tanto es así que es la gran demandada por las grandes marcas. Simpatía, naturalidad, belleza, elegancia. La asturiana levanta pasiones.

De hecho, Paula ha subido su tirada como la espuma en los últimos meses. Su papel en Velvet la condujo hasta lo más alto y, desde entonces, la morena ha sabido gestionar su caché como nadie.

Nadie le hace sombra

Echevarría ha conseguido desbancar a las grandes divas de nuestro país. Cristina Pedroche –con 1,3 millones de seguidores-, Sara Carbonero –con 1,2 millones- y Pilar Rubio –con 1,1 millones-, le siguen de cerca. Pero ni siquiera le hacen sombra.

Paula no es eclipsada por nadie. Y es que por su elegancia y belleza, la asturiana ha sido muy comparada con la esposa de Iker Casillas. Sutiles, cercanas y muy respetuosas,  las dos divas son un gran gancho para las marcas más selectas.

Ahora bien, por su carisma y cercanía, el impacto que Echevarría en tierras españolas es superior al de Sara. En cuanto a popularidad se refiere, la de Candás ha apartado a Carbonero. Se ha desmarcado.

Objeto de muchas críticas

Ser una de las mujeres más codiciadas también tiene su lado negativo. A la vez que ganan adeptos, también generan detractores. Y es que las grandes influencers también reciben muchas críticas.

Tanto es así que varios usuarios han tomado la palabra para opinar sobre las dos divas. Algunos comentarios apuntan: "Ser un árbol de navidad y colgarse todo y ponerse todo, le siente bien o mal, para llamar la atención!". Otros menos benévolos no se cortan al asegurar: "¿Influencer? Más bien cansinas... Que pareja más hortera, todo el día vendiendo lo mucho que se quieren y tienen más cuernos q un saco de caracoles".

Ser un personaje público no es coser y cantar. Estar en un primer plano; para lo bueno y para lo malo. Paciencia.