No hay paz para el Bayern: "Guardiola casi no me habla"

stop

Al entrenador catalán se le abre un nuevo frente desde el vestuario

Pep Guardiola dirige uno de sus últimos partidos con el Bayern de Múnich | EFE

22 de marzo de 2016 (22:58 CET)

No es José Coronado, pero recuerda al personaje que interpretó en No habrá paz para los malvados. Josep Guardiola no encuentra la paz en el Bayern Múnich, donde le quedan poco más de dos meses. A las constantes tensiones que vienen rodeando al encumbrado entrenador tanto desde la prensa como desde la directiva del club bávaro, se suma ahora una nueva puya por parte del vestuario.

"Guardiola casi no habla conmigo", se queja Sebastian Rode, centrocampista de 25 años del Bayern. El jugador no entiende su descenso de protagonismo con respecto a la temporada pasada, en la que disputó 35 partidos. Este curso suma tan solo 13, y 11 han sido como suplente. "Matthias [Sammers] está hablando mucho más a menudo conmigo, él sabe cuál es mi situación, por supuesto", añade el alemán.

El futbolista ha despertado viejos fantasmas del pasado y ha recordado aquella historia que persigue a Pep, alimentada por varios jugadores que coincidieron con él en el Barça. El caso más sonado fue el de Zlatan Ibrahimovic, actual delantero del PSG: "No sé que problema tiene conmigo porque no me habla. En seis meses, sólo ha hablado dos veces conmigo".

Ibra y Touré también lo sufrieron

Touré Yayá, jugador del Manchester City –club al que entrenará Pep el próximo curso– también denunció el carácter de Guardiola: "Me decepcionó. Se pasó la temporada sin decirme nada. Siempre buscaba hablar con él. Lo hice tres veces. Me decía que confiaba en mí pero al partido siguiente empezaba otra vez en el banquillo".

"Pep no habla con los jugadores que no juegan. No me habló nunca, siempre fui yo quien tenía que ir a buscarlo para aclarar las cosas", criticó el centrocampista de Costa de Marfil en 2011, cuando se concretó su marcha del Barça. Samuel Eto'o y Bojan Krkic también dedicaron duras palabras al de Santpedor, que ahora hace sufrir a otra estrella internacional: Mario Götze. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad