Real Madrid y PSG ya negocian | EFE

Neymar tiene la primera enganchada en el PSG (y el lío con Mbappé)

stop

El crack brasileño evidencia más motivos de por qué hizo un favor al Barça con su salida

18 de septiembre de 2017 (12:07 CET)

La marcha de Neymar del FC Barcelona se entendió como una catástrofe. Una traición que podía dejar al club catalán en muy mal lugar.

Sin embargo, con el paso de las semanas, en Barcelona empieza a verse el adiós del brasileño como una bendición. No hay mal que por bien no venga.

Desde que Neymar aterrizó en París, no ha hecho más que evidenciar un tremendo egocentrismo. Acaba de llegar y ya protagoniza conflictos con los pesos pesados del equipo.

Salió del Barça por muchos motivos: quería ganar más dinero, rodearse de un clan brasileño y, sobre todo, tener galones. Su objetivo pasaba por ser el número uno de un nuevo proyecto.

En el PSG iba a conseguir todo lo que anhelaba. Eso fue lo que le prometieron. Aunque ahora empieza a darse cuenta de que no será tan fácil. Tiene un problema con nombre y apellidos: Edinson Cavani.

El futbolista urguayo, íntimo amigo de Luis Suárez, se ha propuesto no dejarse amedrentar por el efecto Neymar. En lo que va de curso ya han protagonizado diversos rifirrafes.

Cavani ve con buenos ojos tener a un crack del talento de Neymar a su lado, pero no piensa permitir que le pase por encima. La rivalidad entre ambos va in crescendo. De momento, el uruguayo (nueve goles en siete partidos) gana el duelo individual al astro brasileño (cinco goles en cinco encuentros). 

Guerra con Cavani (y con Mbappé)

El charrúa es el encargado de tirar los penaltis y muchas faltas. Sin embargo, Neymar pretende impedirlo. Quiere todo el protagonismo para él y en el duelo frente al Lyon, esas diferencias se escenificaron más que nunca.

Hasta el punto de que Dani Alves, escudero de Ney, le arrebató el balón de las manos a Cavani para dárselo a su buen amigo. El clan brasileño pasa a la acción en París.

La situación no va camino de terminar demasiado bien. Especialmente tras la irrupción de Kylian Mbappé, el niño mimado de Francia que acapara tantas portadas como el ex del Barça.

Ahora Ney se da cuenta de que no es tan fácil ser el número uno, y menos con la jerarquía que Messi tiene en el Barça. Esa jerarquía hay que ganarla y con colosos como Cavani y Mbappé en el equipo, Neymar no lo tendrá nada fácil. Es hora de que empiece a marcar las diferencias. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad