Mourinho vacila al United con una llamada del Barça

stop

El portugués manda un recado al club catalán

José Mourinho pone una condición para dejar salir a David de Gea | EFE

17 de enero de 2017 (09:30 CET)

El Fenerbahçe fue el último que logró doblegarlo (2-1). Fue el pasado 3 de noviembre, en un partido de la UEFA Europa League. Desde entonces no ha perdido ni un partido.

Un United sin rumbo

Mucho han cambiado las cosas en el Manchester United desde que llegó José Mourinho.  Desde que se fue Alex Ferguson el club cayó en una espiral decadente que parecía no tener final.

El equipo pasó por las manos de David Moyes, Ryan Giggs y Louis van Gaal y ninguno aportó nada positivo al equipo inglés. Finalmente llegó el punto de inflexión: Mourinho.

Los resultados no acompañaron al portugués en los primeros meses de competición hasta que dio con la tecla.

El United suma 16 partidos sin perder. En el último cosechó un empate ante el segundo clasificado, el Liverpool.

Después de un inicio nefasto de la temporada, ahora está a tan solo dos puntos de los puestos europeos y a 12 del líder, el Chelsea.

Para más inri, si accede a ellos será el Mancherter City de Pep Guardiola el que se quedará fuera de Europa.

Técnico solvente

El luso demuestra una vez más que equipo que le pongan a su disposición, equipo que termina siendo campeón. O al menos compitiendo hasta el final.

Aseguran en su entorno más íntimo que la confianza que tiene en sí mismo le ha llevado a hacer una de las afirmaciones más retadoras que se le han podido escuchar.

Guiño al Barça

El ex del Real Madrid  sabe que el FC Barcelona nunca le llamará para ofrecerle un banquillo, pero que si lo hiciera se ganaría a la afición barcelonista en dos tardes.

El portugués ha llegado a esa conclusión después de ver el apoyo generalizado a Gerard Piqué en las últimas semanas. Opina que en el fondo no son tan diferentes.

El papel de central culé de "único defensor" del Barça se parece mucho al que Mou ejerce en sus equipos. Está convencido que el barcelonismo no tardaría en convertirlo en uno de los suyos.

El Barça ya estuvo a punto de contratarlo en 2008. Fue Guardiola el que finalmente se hizo con el vestuario azulgrana. No sabemos que hubiera pasado si José hubiera recalado en el Camp Nou. ¿Sería el ídolo de la afición?