Los negocios de Sara Carbonero con Iker Casillas

stop

La presentadora y el portero montan una red empresarial alrededor de sus personas

Sara Carbonero tiene una oferta para salir de Oporto

25 de mayo de 2016 (11:13 CET)

Sara Carbonero explota como nadie su imagen desde el primer día, y el caché que le da su relación con Iker Casillas. La presentadora ha pasado por Marca, La Sexta y Telecinco antes de tomarse un año de excedencia para acompañar a su chico en Oporto. No le faltan los ingresos. Tiene una marca de moda y complementos, Slow Love, junto a su amiga Isabel Jiménez; se embolsa 3.000 euros por escribir en un blog para Elle, y no cobra menos de 30.000 euros por photocall.

Casillas tampoco se queda corto en los negocios, aunque en su caso también ha pasado momentos delicados. Por ejemplo, con las preferentes de Bankia. Afortunadamente para él, conoció al abogado Jesús María de Arriaga (es imagen del bufete), recuperó los 240.000 euros invertidos a título personal, los 240.000 euros de su empresa, 24.000 euros por los cinco años en los que su dinero estaba desaparecido, y 100.000 euros más en intereses de demora.

Desencuentros con los padres

Iker tiene fama de tacaño, aunque tal vez todo parta de la desconfianza. No se puede fiar ni de sus padres, con quienes ha tenido frentes abiertos por la gestión de sus empresas. Comenzó en el mundo de los negocios con 19 años, respaldado por sus progenitores (su madre fue apoderada durante años, hasta que el portero dijo basta).

Su primer sociedad fue Ikerca SL, en 2001, para la explotación de los derechos de imagen y publicidad y, posteriormente, también dedicada a la compra y venta de solares. Casillas revocó a sus padres 13 años después y tras tres de culebrón familiar. La empresa tenía un activo entonces de más de 13 millones de euros. Indemnizó a sus padres con cinco millones, diversas propiedades y un sueldo mensual de 9.300 euros hasta 2025.

Marca de ropa propia

Casillas aprovechó su poco tiempo libre en el Madrid para fundar otras dos empresas: Casillas Fútbol & Marketing, en 2011, para la representación, asesoramiento e intermediación en la contratación de profesionales; e Ikerfer 1981, en 2012, para la coordinación y explotación de Derechos de Imagen, su publicación y transmisión de los mismos, visuales o por fonía, mediante la mediación entre las personas interesadas en dichas transmisiones, y las personas, actos y actividades que sean objeto de dicha utilización de imagen.

El portero también recibe ingresos, cada vez menores, de los patrocinadores. Es cierto que su caché ha caído en picado tras la salida del Real Madrid, aunque ahora sí, en Oporto, posee el 100% de sus derechos de imagen (50% en la capital de España). Además explota la marca de prendas deportivas 1K, y recientemente ha fundado la empresa Casillas World SL, para la representación, asesoramiento e intermediación en la contratación de profesionales o no, de toda clase de deportes, sin perjuicio del cumplimiento de la legislación laboral vigente. Dicen sus allegados que también tiene dinero invertido en una conocida clínica de cirugía estética.

Diversos inmuebles

El otro gran negocio de Casillas está en las casas. Adquirió la mansión en la que residía la actriz Lydia Bosch por dos millones y medio de euros, y una parcela en la exclusiva urbanización La Finca. Tiene más de 20 propiedades a su nombre entre Móstoles, Boadilla del Monte (Residencial Miramonte), Pozuelo de Alarcón (La Finca) y Villaviciosa. Una última propiedad le ha dado algún que otro disgusto, al comprarla sin saber que el constructor estaba investigado por la Operación Malaya, y que la vivienda era protegida.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad