Sara Carbonero | EFE

Las mofas a Sara Carbonero que avergüenzan a Iker Casillas (y vienen del Real Madrid)

stop

La ex de Telecinco no tiene muy buena imagen en el vestuario merengue

11 de febrero de 2019 (12:40 CET)

Sara Carbonero fue noticia la semana pasada. Según la revista Lecturas, la pareja de Iker Casillas tenía intenciones de volver a Telecinco.

La pareja de Iker Casillas se marchó a Oporto cuando el portero abandonó el Real Madrid para irse al conjunto portugués. Entonces Carbonero pidió una excedencia en Telecinco, donde estaba en la sección de deportes. Ahora, según el medio, las intenciones de Carbonero pasarían por poner fin a esta excedencia con su regreso a la cadena ‘amiga’.

Una vuelta que, apuntaba la revista, tenía un par de condiciones. Una pasa por cambiar Telecinco por Deportes Cuatro. La otra condición que habría puesto Carbonero es que quiere trabajar desde Oporto, la ciudad donde reside actualmente.

Telecinco pone un ultimátum a Sara Carbonero | EFE

Slow Love no tira

Una hoja de ruta que, según señalan algunas fuentes, Sara se habría marcado, en parte, por el mal momento que vive Slow Love. Se trata del proyecto que Carbonero puso en marcha junto a Isabel Jiménez y Mayra del Pilar en el 2015 y que al parecer no estaría funcionando como esperaban las propietarias.

Según Vanitatis, en el primer año del negocio, como suele ser normal, la empresa registró pérdidas. El segundo curso, en cambio, fue bastante mejor. Logró unos beneficios de 34.738 euros, según el Registro Mercantil. Sin embargo, en su tercer año este crecimiento no se materializó. Slow Love registró 28.936 euros negativos.

Pero sea cual sea el motivo que la lleve a querer volver a T5, los comentarios no se hicieron esperar. Unos dejaban claras sus ganas de volver a ver a la de Corral de Almaguer en la pequeña pantalla. Otros, en cambio, se mostraban reticentes. Existe la opinión de que Carbonero no da la talla como periodista de deportes. En Telecinco más de uno asegura que “Sara no sirve ni para traer cafés”.

Mofas en el vestuario del Real Madrid

Así lo opinaban incluso en el vestuario del Real Madrid, donde muchos jugadores conocieron bien a Sara desde que empezó a tener relaciones con Iker Casillas.

Las mofas con la entrevista a Andrés Iniesta, cuando le preguntó si le hubiera gustado lanzar un penalti después de que el manchego tirara uno durante el partido, o los “gracias Sara”,  fueron durante mucho tiempo una constante entre los compañeros del cancerbero de Móstoles, a la que algunos veían más como una cara bonita que como una profesional en toda regla.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad