Las cantadas de Iker Casillas dejan en casa a Sara Carbonero

stop

El portero protagoniza otra acción desafortunada con el Oporto

Sara Carbonero tiene una oferta para salir de Oporto

01 de mayo de 2016 (11:46 CET)

Manos de mantequilla Iker Casillas, como han apodado al portero por algunas cantadas en Oporto, protagonizó una nueva acción desafortunada en la última jornada, ante el Sporting de Portugal. El cancerbero se lanzó al suelo para atajar un disparo con tan mala fortuna que, tras desviar el balón, éste le golpeó en las costillas y terminó en el fondo de la portería. Su cara de desesperación/ impotencia lo decía todo. Lo que le faltaba. Sus infortunios dejan en casa a Sara Carbonero.

Sara Carbonero, la reciente mujer de Casillas, ha sufrido mucho en Oporto. Por la lejanía de los suyos, por la falta de proyectos profesionales y por los comentarios de algunos hinchas molestos con las actuaciones de Iker. Las cantadas de su chico han generado todo tipo de comentarios en Portugal y, si bien la mayoría de aficionados trata con respeto a la pareja, las malas palabras siempre sobresalen por encima de las buenas.

La presentadora, en este sentido, ha recibido el asesoramiento de su entorno para suavizar tensiones. Embarazada de su segundo hijo y en constante tensión por lo que dirán los aficionados ante nuevos errores de Iker, a Carbonero le han sugerido que se quede en casa en lugar de acudir a los partidos. Ojos que no ven, corazón que no siente, según el refranero español.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad