La última hora del cáncer de Sara Carbonero que paraliza a España

stop

La periodista y su pareja, Iker Casillas, vuelven a recuperar la normalidad

Sara Carbonero Instagram

30 de noviembre de 2019 (10:44 CET)

Sara Carbonero y Paula Echevarría tienen muy buena relación y sus respectivas parejas también. Sale a la luz una relación con la que nos hemos quedado a cuadros. Miguel Torres y Iker Casillas han disfrutado de una increíble noche de fútbol. Dos partidazos que hicieron las delicias de todos los presentes. El portero no se quiso perder esta cena de amigos y viajó de Oporto hasta Madrid, dejando a sus hijos y a su mujer en casa. 

“¡Noche y cena de Champions! ¡Rodeado de buena gente! Algún otro farandulero, pero ¿qué le vamos a hacer? ¡Se muere por ello! Interesante sobremesa”, escribió Iker en una publicación en su perfil personal de Instagram. Junto a estas palabras, el portero también compartió una imagen del momento junto a varios amigos.

Paula Echevarría reaccionó a la publicación donde aparecía su pareja y el futbolista. “Pues llegó a casa con hambre, Iker…”, escribió la intérprete junto a varios emoticonos de risa. Una broma que no ha pasado desapercibida para sus seguidores, quienes no han dudado en aplaudirla. Y ahora sus fans se preguntan…¿con hambre de qué?

Bromas a parte, parece que Sara Carbonero se encuentra mucho mejor. El futbolista no quiso asistir a ningún evento ni tan siquiera cena con amigos hasta que su mujer estuviese mejor. Parece que ese momento ha llegado y no nos podemos alegrar más por los dos. Poco a poco empiezan a ver la luz al final del túnel y recuperan la normalidad y la calma. 

Ambos vuelven a aparecer en actos públicos e intentan incoporarse al trabajo poco a poco. Sara Carbonero ya ha terminado el tratamiento, aunque la enfermedad necesita hasta diez años para recibir el alta hospitalaria. Como se puede ver en sus publicaciones de Instagram se encuentra mucho mejor y muy feliz, todo gracias en parte a sus hijos y a su marido, su familia. Como también a amigas como Isabel Jiménez. 

Durante todo el duro proceso y a pesar de estar sumergida en un pozo oscuro sin fondo, Sara Carbonero no ha perdido la sonrisa nunca, algo que han ovacionado sus seguidores. Siempre ha sido un claro ejemplo de lucha y optimismo. Muchas personas le han agradecido su forma de ser y aseguran que les ha ayudado mucho con cada palabra y cada gesto. 

Tal y como contó Álex Lequio en una entrevista, el cáncer es un tema tabú. Sigue siendo una palabra que nos da cierto respecto y miedo a la vez. Incluso pronunciarla. De hecho Sara Carbonero comunicó la noticia a todos sus seguidores a través de las redes sociales, no obstante no nombró la palabra cáncer. 

Los expertos aplauden el paso dado por Sara Carbonero. Hacer pública su enfermedad a que otras personas que la padecen puedan sentirse reconfortados y ver en ella un ejemplo a seguir para superarla. Puede animar a que más personas acudan a las revisiones periódicas para su prevención. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🎨 . #unotoñomuyverano #buenasnoches #felizsemana #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

"El hecho de que en los últimos años bastantes personas conocidas hayan salido de una forma natural, pausada, tranquila y hayan reconocido públicamente que tienen cáncer ha ayudado a bajar el estrés, la angustia y la ansiedad que le genera a los pacientes su diagnóstico", dice la psicooncóloga Bellanosse, miembro de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Se refiere a Kylie Minogue, Bimba Bosé o en su momento a Angelina Jolie, que se sometió a una doble mastectomía para prevenir el desarrollo de cáncer de pecho porque era portadora de una mutación genética, BRCA1, que aumentaba su riesgo de contraer cáncer de mama.

Los mensajes de Sara Carbonero llegan a un gran número de personas. La periodista es un personaje público muy importante en nuestro país, además se ha convertido en una influencer con más de 2 millones de espectadores. 

"Me sentí identificada cuando supe que tenía el mismo cáncer que yo", relata Laura Fernández, una superviviente de cáncer de ovario que fue diagnosticada a los 18 años. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad