La operación secreta de Sara Carbonero 

stop

Iker Casillas calla la operación

El último capricho de niña rica de Sara Carbonero

25 de enero de 2017 (11:43 CET)

¡Un pequeño empujón! Mamá de dos pequeños y con 32 años, Sara Carbonero sigue siendo una de las caras bonitas más codiciadas de nuestro país.

La esposa de Iker Casillas se marchó ya hace más de un año y medio a Oporto, junto al guardameta. Sin embargo, ni la distancia ha conseguido borrar a la toledana del panorama mediático.

La que fuera presentadora de los Deportes de Telecinco ha logrado reconvertirse lejos de la pequeña pantalla. Dejando de lado –temporalmente- su faceta de periodista, Sara triunfa como icono de la moda e influencer.

Muy activa en las redes sociales, la de Corral de Almaguer es una de las divas españolas más seguidas en Instagram. Sus publicaciones levantan pasiones y ya son más de 1,2 incondicionales los que acumula en su cuenta personal.

Un momento idílico en Oporto

A través de su blog en la revista Elle y de sus publicaciones en las redes, Carbonero destapa su día a día más personal. Junto a Iker, Martín y Lucas, la presentadora atraviesa un dulce momento. Todo le sonríe, tanto a nivel personal como profesional.

Sin embargo, como toda mujer, Sara sigue teniendo golpes escondidos. Y es que aunque la morena deslumbre a su paso, con una belleza natural digna de admirar, parece que Carbonero guarda un secreto.

¿Una operación de estética?

Tal como desvelaron en su momento infinidad de medios, la toledana podría haber pasado por el quirófano para aumentar su pecho.

Hace unos cuatro años, esta información corrió como la pólvora, coincidiendo con su adelgazamiento para resaltar más el busto.

Bajo ningún concepto la mujer de Casillas ha aceptado esta intervención. Sin embargo, los rumores siguen sobre la mesa.

Muy sutil, elegante y discreta a la hora de vestir, Sara no acostumbra a llevar escotes destacados. Aun así, es una realidad que su cuerpazo sigue marcando tendencia.

Solo ella, su entorno más íntimo y los cirujanos, si los hubiera, bajo contrato de confidencialidad, conocen la verdad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad