La noche loca de Sara Carbonero que sale a la luz: “¡Ojo a cómo va en las fotos!”

stop

La mujer de Iker Casillas como nunca la habías visto

Sara Carbonero  | EFE

30 de abril de 2020 (13:28 CET)

Sara Carbonero ha apostado en los últimos tiempos por tirar de fotos con cierto aire vintage en su cuenta de Instagram. Si bien es cierto que, entre que su enfermedad ha provocado que ahora deba llevar una vida más tranquila y que el coronavirus ha derivado también en el aislamiento, Sara poco margen de movimiento tiene, muchos son los que han apostado por seguir sus pasos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una pregunta recurrente que me han hecho en alguna que otra entrevista es qué le diría a mi “yo” de hace 10 años y nunca he sabido muy bien qué responder. Mira por dónde hoy organizando las fotos del ordenador me he encontrado con él y como en estos días estamos teniendo algo más de tiempo del normal he pensado sobre ello. Creo que le diría que no perdiera el tiempo ni la energía tratando de controlar todas las situaciones porque al final, la vida nos descoloca a cada uno en su lugar. Que hay cosas que dependen de nosotros y otras que no. Que se preocupara menos y se ocupara más, le diría que exprimiera cada segundo y que dedicara su tiempo solo a aquellas personas que merecieran la pena y le hicieran sentir bien. Que nunca dejara de soñar a lo grande , porque a veces los sueños se cumplen. Le diría que no dejara de hacer nada por miedo a arrepentirse porque siempre es mejor hacerlo que lamentarse por no haberlo intentado. Le diría que cada día de la vida es un regalo, un milagro, una oportunidad. Que no tratara de luchar contra nada, porque el término “lucha” o cualquier otra palabra bélica implica un desgaste de energía. Que es mejor afrontar , aceptar y dejar fluir, nunca forzar. Ah! Que no se puede gustar a todo el mundo y que no merece la pena perder un segundo en eso. Que dijera muchas veces “te quiero”, que besara, tocara y abrazara mucho por si llegaba el día en el que no pudiera hacerlo. Le diría que fuera siempre fiel a sí misma, inconformista, idealista y empática, una cualidad que está subestimada. Le diría que la vida puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos y que si eso ocurriera tendría todo el derecho del mundo a llorar, patalear, enfadarse, sentir rabia, miedo, impotencia. A bajar. Hasta el fondo. Pero que después siempre, siempre sale el sol. Que transformara el sufrimiento en sabiduría porque como decía Dante, el que sabe de dolor, todo lo sabe. Que no sufriera más de la cuenta a medida que iba perdiendo gente en el camino porque es ley de vida que nosotros cambiemos y los demás también. Le diría que se ha equivocado una y mil veces, y que seguirá equivocándose porque de eso va el juego. Le diría que la inseguridad...(sigue)

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Ojo, en este caso no han sido sus seguidores, sino sus haters. Y es que, aunque cueste creerlo, la mujer de Iker Casillas también tiene un ejército de detractores que, de vez en cuando, optan por entrar en las redes con el único ánimo de criticar a la mujer de Iker Casillas.

La noche loca de Sara Carbonero

En este caso lo han hecho recuperando una serie de fotos que también pueden ser catalogadas como vintage. Entre otras cosas porque tiene ya unos cuantos años. Fotos en las que vemos una cara muy desconocida de Sara: su cara más fiestera.

Si bien es cierto que, como apuntan muchos de los que conocen muy bien a la periodista, Sara es una mujer muy divertida y sociable, pocas veces se ha visto a Carbonero de una forma tan ‘alocada’ como en estas imágenes.

Fotos que seguro que la propia Sara querría borrar. Y más viendo cómo, muchos de los que no las habían visto, se han quedado con la boca abierta al verlas. Los comentarios en este sentido no se han hecho esperar.

Comentario como “¡Ojo a cómo va en las fotos!”, “Madre mía nunca la había visto así”, “Debió tener una resaca de esas de las que aún se debe acordar”, “Madre mía no tiene nada de pinta de ser una fiestera” o “Qué fuerte cómo iba Sara esa noche por favor” son tan sólo algunos de ellos.

Fotos que, desde luego, Carbonero no tiene ninguna intención de colgar en su cuenta de Instagram. Y eso que son vintage al cien por cien.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad