La mano del Real Madrid en la Champions: las bolas calientes son frías

stop

Los cuatro equipos españoles conoceran a sus rivales en la fase de grupos de la Champions

Sorteo de la Champions | UEFA

25 de agosto de 2016 (10:51 CET)

Saltan las alarmas. Este jueves a les 18.00h tendrá lugar en Mónaco el sorteo de la fase de grupos de la Champions. Una importante cita que no llega exenta de polémica. Y es que este año se han vuelto a encender las alarmas sobre la mano que tiene el Real Madrid con las altas esferas de la UEFA. Más allá de la conocida 'suerte' que suele tener el club blanco con los rivales, ahora se ha abierto un nuevo frente.

La organización presentó el mapa mundial para indicar la hora del sorteo en los principales países. En este diseño colgado en sus redes sociales, el máximo organismo del futbol europeo escogió Barcelona como punto de referencia del horario español. Al parecer, esto no cayó en gracia en la capital, por lo que horas más tarde la ciudad condal fue sustituida para Madrid. En este caso, había muchos otros países con puntos de referencia que no correspondían con sus capitales (Nueva York en Estados Unidos, Río de Janeiro en Brasil, Sidney en Australia o Estambul en Turquía). Sin embargo, únicamente se cambió la ciudad escogida en España. Huele mal.

La existencia de bolas calientes

Aun así, esto no es más que un detalle más, ya que como publicaba GOL en marzo, un periodista ha confirmado el uso de bolas de diferentes temperaturas para emparejar a los equipos, según conviene, en los sorteos de la UEFA. La práctica, sin embargo, se habría llevado a cabo entre 1972 y 1983, en la Champions de entonces, la Copa de Europa. El truco consistía en calentar o enfriar las bolas con los nombres de los equipos que debían enfrentarse/evitarse en las siguientes rondas.

El periodista Francesc Aguilar, representante español de la prensa en los votos de la FIFA para el Balón de Oro, publicó esta historia en Sphera Sports. En su artículo aseguraba que todo fue una idea del entonces director de la UEFA, Artemio Franchi, con el apoyo del empleado de la Federación Española Andrés Ramírez. Era éste el encargado de variar la temperatura de las bolas, a petición de Franchi. Hasta que un día todo salió del revés.

Explicaba Aguilar que el sistema "era práctica habitual". Ramírez calentaba las bolas o las enfriaba según convenía, y la mano inocente, evidentemente, estaba al corriente del amaño. Este sistema terminó por un descuido de Ramírez. Franchi le habría pedido evitar el enfrentamiento Inter-Real Madrid (era simpatizante del equipo italiano), pero el empleado español pasó la noche con una amiga íntima trabajadora de la UEFA y se olvidó de poner las bolas en el congelador. El destino emparejó a los dos equipos. Aguilar apunta, no obstante, que eran otros tiempos y que ahora es imposible que eso suceda. Por más sospechas que levante los emparejamientos de los últimos años. Esta vez, FC Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid y Sevilla buscaran fortuna en Mónaco. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad