La maldición de la escarapela del Mundialito

stop

El Manchester United ha sido el único equipo que accedió a una final de la Champions después de ganar el Mundial de Clubs

La maldición del Mundial de Clubes | JCP

17 de abril de 2016 (09:59 CET)

El Manchester United ha sido el único representante de la UEFA que logró acceder a una final de la Champions League después de participar en el Mundial de Clubs, competición que, en su formato actual, data de 2005, tras absorber la FIFA la Copa Intercontinental que enfrentaba anualmente al campeón de Europa con el vencedor de la Copa Libertadores de la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol). El resto de equipos europeos han sido pasto de lo que se conoce como la maldición de la escarapela. Ahora le ha pasado al Barça, pero también lo sufrieron antes el Real Madrid, Bayern Munich, Chelsea, Inter, AC Milan y Liverpool. En el caso del conjunto barcelonista, por cuadruplicado.

Una de once. El 21 de mayo de 2008, el cuadro de Old Trafford jugó con el Chelsea de Petr Cech, Ricardo Carvalho, Ashley Cole, Michael Ballack, Didier Drogba…, la final de la Champions, en el Estadio Olímpico de Moscú. Ganó el United en la tanda de penaltis, tras acabar el encuentro y la prórroga empatados a uno. Fue el último gran trofeo conquistado por Sir Alex Ferguson y la primera Champions de un jovencísimo Cristiano Ronaldo, que ya apuntaba maneras de gran goleador. Fue el máximo anotador de aquella edición, con ocho goles, dos más que el cuarteto perseguidor encabezado por Lionel Messi, con seis cada uno.

Veintidós victorias consecutivas

El United ha sido, no obstante, la excepción que confirma la regla. Al Barça le ha perseguido la maldición de la escarapela, tal y como le sucediera la temporada anterior al Real Madrid de Carlo Ancelotti. Los madridistas llegaron como un tiro a la cita decembrina del Mundialito de Marruecos. Le avalaban 22 victorias consecutivas en todas las competiciones –es la segunda mejor plusmarca mundial, récord que ostenta, con 24, el equipo brasileño del estado de Paraná Coritiba Foot Ball Club–, y era el máximo aspirante para hacerse con el título de Liga y la Champions. Pero fue regresar de Marrakech con el Mundial de Clubs debajo del brazo y caer en picado.

El primer revés se produjo en vísperas de Fin de Año. El equipo blanco fue goleado por el AC Milan (4-2) en un amistoso en Dubai. La derrota supo a cuerno quemado entre la afición madridista. Pero al ser un compromiso económico del club, tampoco se le dio entonces mayor importancia, máxime considerando que la escarapela que acreditaba la condición de Mejor Club del Mundo ya lucía en las camisetas blancas, al lado del escudo. El traspiés del emirato, sin embargo, se convirtió en una falla valenciana cinco días después. Los de Ancelotti cayeron contrapronóstico en Mestalla ante el Valencia (2-1) y el codiciado Récord Guinness del Coritiba, se volatilizó. Y eso que empezó marcando Cristiano; Barragán y Otamendi dieron la vuelta al marcador. La traca final llegaría a principios de febrero de 2015 con la histórica goleada del Atleti (4-0) del Cholo Simeone en el Manzanares. En Champions, sería eliminado por la Juventus.

El equipo blanco, fundido

Una de las razones principales de la debacle madridista fue el exceso de minutos disputados por los hombres de Carletto. Así, en febrero, el equipo estaba fundido. Kroos jugó 54 partidos de titular; Cristiano, 52; Marcelo y Bale, 46; Benzema, 45; James, 44 y Ramos, 42, entre los que acumularon más minutos en los pies. Esta temporada, en cambio, y sin contar la jornada de este fin de semana, Cristiano lleva 42 –ha jugado todos menos el malhadado encuentro copero en Cádiz–; Kroos, 36; Marcelo, 30; James, 28; Benzema, 27; Ramos, 26; y Bale, 23. La diferencia es notable. La descalificación del Real Madrid del torneo del KO por alineación indebida de Denís Chéryshev –actualmente cedido en el Valencia–, ha contribuido bastante a este descenso de la carga de trabajo.

Si comparamos al conjunto de Chamartín con el FC Barcelona y el Atlético de Madrid, sus rivales directos esta temporada, los que menos minutos acumulan son los madridistas: 32.664 y 43 partidos (uno de Copa, diez de Champions y 32 de Liga). Cinco menos que los hombres de Simeone (seis de Copa, diez de Champions y 32 de Liga), la plantilla colchonera suma 35.946 minutos; y 12 menos que los azulgrana.

Campaña maratoniana del Barça

El plantel de Luis Enrique suma esta temporada 55 partidos y 42.112 minutos de fútbol. Cuatro futbolistas están por encima de los 4.000 minutos: Luis Suárez, 4.350 minutos; Mascherano, 4.168; Busquets, 4.146; y Neymar, 4.009. Y siete superan los 3.000: Piqué, 3.952; Messi, 3.864; Rakitic, 3.864; Dani Alves, 3.856; Jordi Alba, 3.628; Bravo, 3.240; e Iniesta, 3.040. Por debajo de los mil minutos: Aleix, 860; Rafinha, 439; Masip, 180; y Douglas, 116. El resto está entre los 1.045 minutos y los 2.692, y ahí incluimos, de más a menos, a Sergi Roberto, Mathieu, Ter Stegen, Munir, Arda Turan, Vermaelen, Bartra, Sandro y Adriano.

Y es que a falta de siete encuentros oficiales para que concluya la campaña del FC Barcelona, el conjunto azulgrana ha disputado esta temporada dos partidos del Mundialito de Japón, dos de la Supercopa de España, uno de la Supercopa de Europa, ocho de Copa del Rey, diez de Champions y 32 de Liga. Seis títulos donde, prácticamente, han jugado siempre los mismos: Bravo, Alves, Piqué, Mascherano, Alba, Rakitic, Busquets, Iniesta, Messi, Suárez y Neymar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad