La guerra sucia de la radio deportiva española

stop

Los periodistas que compiten en la franja nocturna rivalizan bajo las reglas del "todo vale"

José Ramón de la Morena, director y presentador de 'El Larguero', durante una entrevista a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid

12 de septiembre de 2016 (22:43 CET)

Todo vale con tal de ganar la guerra de la audiencia. Sucia, en algunos casos, pues no faltan traiciones, infidelidades, cambios de bando y promesas incumplidas. Y es que esta temporada las radios españolas arrancan con fuertes novedades en el ámbito de la noche deportiva. El hasta ahora líder de la franja nocturna, José Ramón de la Morena en La Ser, ha empezado un nuevo ciclo de la mano de la competencia: Onda Cero. Con El Transistor, el veterano periodista pretende que su parroquia de fieles feligreses cambie de sintonía para sentirse más cerca de lo que era El Larguero, líder indiscutible que cosechó audiencias próximas al millón de oyentes por noche. Casi nada.

En La Ser le toma el testigo el conocido periodista Manu Carreño, una figura casi de humor desde que se asoció con Manolo Lama para presentar Deportes Cuatro cada mediodía. Carreño, cuyos amigos están casi todos en La Cope, coge las riendas de El Larguero 27 años después de que lo haya conducido la misma persona y ni siquiera cambia el nombre. No sea que de esa forma vayan a perder audiencia.

Mientras tanto, en La Cope se tiran de los pelos. ¿Cómo puede ser que la emisora más floja hasta el momento se lleve el gato al agua? Onda Cero viene de sumar unos 200.000 oyentes cada noche, mientras que El Partido de las 12 en Cadena Cope cuenta con unos 450.000 fieles. Sin embargo, han perdido a más de 80.000 personas desde junio de 2015, lo que llevó a la dirección de la cadena de los ovispos a buscar alternativas.

Y Pedrerol, al acecho

La solución consistía en trasladar el modelo de Deportes Cuatro a la radio, con Manu Carreño y Juanma Castaño como copresentadores y con la colaboración de Manolo Lama y el antiguo presentador, Paco González. Parecía una jugada maestra para tratar de pescar en río revuelto y aprovechar la fuga de José Ramón de la Morena. Pero La Ser estuvo hábil para convencer a Carreño del cambio de bando a última hora.

En televisión, Josep Pedrerol seguirá haciendo la competencia a esta horda de periodistas supuestamente serios con su Chiringuito de Jugones, un formato más divertido y provocativo al que muchos califican como el Sálvame del deporte. Lo cierto es que las audiencias de Pedrerol no son para tirar cohetes a pesar de que ha devorado a toda la competencia que le ha salido: Futboleros, Tiki-Taka, La Goleada y Estudio Estadio/Estadio1. Las cifras de audiencia de El Chiringuito son sensiblemente superiores a las de Onda Cero, que con su amigo De la Morena esperan duplicar antes de 2017. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad